Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   La tercera puerta   -   Sección:   Opinión

Carreras ilegales

Jabier López de Armentia
Opinión
martes, 21 de noviembre de 2006, 00:22 h (CET)
Comienzan a colapsar las cabeceras de los periódicos y los minutos de las radios este tipo de prácticas completamente deleznables y absurdas a la par que suicidas, que no hacen sino poner en peligro las vidas de seres humanos inocentes. Hablamos de las carreras ilegales.

Empiezo a estar más que harto de ver en todos los telediarios accidentes provocados por la puesta en práctica de carreras ilegales, o incluso simplemente imágenes o videos de aficionados o seguidores de estas practicas cada vez más comunes. El olor a carburante y a rueda quemada cubren el aire que respiramos a ritmo creciente sin que hagamos nada. Es triste ver como la pasividad con la que afrontan este tipo de prácticas las policías locales, que para cuando se personan en la cita automovilística ya se han celebrado media docena de carreras, y no sólo en el mismo día, sino a lo largo de muchos meses.

Hablo desde la experiencia local. Hoy en día este tipo de eventos pasan por las calles de Gasteiz, o más bien por sus alrededores, sitios como el Polígono Industrial de Jundiz – uno de los polígonos industriales punteros de la zona norte debido a sus grandes infraestructuras y su situación geográfica ideal – o las inmediaciones del Buesa Arena – pabellón donde disputa como local sus partidos el Tau Cerámica Baskonia – se han convertido en lugares habituales para estas carreras ilegales.

Este tipo de practicas además de quebrantar la ley en muchos aspectos supone la creación de un masa popular que no entiende de principios cívicos y que poco o nada sabe de los riesgos que traen consigo este tipo de prácticas. ¿Qué diversión tiene correr con un coche más de 120km por encima de lo permitido, poniendo en riesgo tu propia vida y las de los demás?. Me parece una practica de absurdos y de incívicos por parte de los que lo practican y también de aquellos que sólo se limitan a acudir a estas concentraciones ilegales, porque asistiendo se fomenta la gestación de este tipo de prácticas.

Por si fuera poco el riesgo que corren al lanzarse en una recta con un automóvil desguazado y reconvertido en otro por quinta vez, la zona donde practican estos “subidones de adrenalina”, como ellos aseguran, es una zona hartamente frecuentada por camiones de un gran tonelaje, carreteras que soportan el paso de miles de toneladas a diario dejando las mismas en unas condiciones ya de por si bastante peligrosas.

La ultima propuesta de esta banda de incívicos es que las instituciones les creen un recinto para que corran y den vueltas al unísono, esperando los espectadores ver el mayor accidente posible y así satisfacer su morbo, su enfermedad.

Por mi parte no sólo no daría ni un céntimo de los presupuestos anuales de cualquier ayuntamiento a este tipo de prácticas, sino que endurecería las multas por velocidad y por asistencia a estas carreras, bajaría el baremo de contaminación acústica permitido – una tradición en los “Tunnings”, meter el mayor ruido posible –, colocaría badenes sistemáticamente a la vez que poblaría la zona de radares, todo esto sin olvidar la presencia de agentes municipales para disuadir la concentración o el vandalismo.

Todavía estamos a tiempo, no dejemos que nuestras calles, nuestras carreteras se conviertan en un peligro constante para nuestros hijos.

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris