Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Micro abierto  

Por un puñado de tierra

Pelayo López
Pelayo López
martes, 21 de noviembre de 2006, 00:22 h (CET)
La Tierra. No, no voy a hablar hoy de nuestra madre Gaia, aunque también sobre su maltrato, la violencia de género que padece por nuestra parte, habría mucho que decir. Hoy toca hablar del terreno, la propiedad y todos esos términos tan vinculados siempre, a lo largo de la Historia, a la lucha entre capitalismo y comunismo, y que, ahora, sin embargo, ya no tienen nada que ver con ese dualismo sino únicamente con el negocio empresarial. Vamos, como si nos tomásemos un descafeinado que nos hace sentir menos culpables aún cuando su efecto es el mismo.

Y la cosa no pinta bien, o sea, que la puerta de la esperanza es falsa o se ha atascado. Si acaba de comenzar la tercera fase de la Operación Malaya, parece que lo ocurrido en el Ayuntamiento de Marbella era, nada más, y como cualquiera pudiese presuponer, la punta del iceberg. Los casos de corrupción urbanística siguen saltando a la palestra informativa –eso los menos, porque muchos más habrá y ni siquiera asoman-, y, mientras, en unos puntos de nuestra geografía, los vecinos se manifiestan contra los atropellos medioambientales de las políticas urbanísticas, y, en otros, lo hacen para defender sus trabajos en la construcción de macrociudades faraónicas sin avales de calidad y servicios para los futuros moradores. Fíjense si es preocupante la situación que, desde la Asociación de Promotores Españoles, se ha llegado a decir que la corrupción es la única salida para muchos constructores que reciben una negativa por la vía administrativa oportuna para emprender sus proyectos. ¡Menuda!, ¡cómo está el patio!, o, mejor dicho, el solar.

Resulta que, cuando pensábamos que los precios de las viviendas iban a comenzar a invertir su tendencia, a disminuir para facilitar el acceso a aquellos colectivos que ahora nos vemos privados, sucede únicamente una desaceleración. Los tipos de interés no sólo no bajan, sino que siguen subiendo sin que parezcan tener techo, y las hipotecas, por tanto, hacen lo propio, salvo que, en su caso, el techo se encuentra a la altura del cuello del martirizado sufridor, que como héroe con bandera aguanta la tortura hilachaza cada x tiempo. Y, para colmo, ahora resulta que los constructores alegan que el Código Técnico de Edificación va a contribuir un poco más a aumentar el precio de las viviendas de nueva construcción, ya que éstas deben someterse a unos estándares de seguridad y habitabilidad en relación a las calidades y al medio ambiente entre otros muchos factores. Ellos dicen que sí subirá, Ministerio dice que no. ¿A quién tendremos que creer? Un servidor, al menos, espera que, después de aplicar esta nueva subida, podamos exigir las responsabilidades por los posibles fallos o desperfectos existentes en estas viviendas. Los estudios dicen que el 88% de los compradores de vivienda reclaman por este motivo, y que un 8% ni siquiera puede entrar a vivir. Para más INRI, en 2005 se registró un aumento del 25% en este tipo de quejas. ¿Seguirán creciendo exponencialmente en el mismo sentido ambas realidades? Preocupante, aunque no creo que haga falta que yo les cuente. ¡Hasta por sacar un libro vamos a tener que pagar!. Ya saben, esas leyes venidas de nuestra construcción europea. Vamos, que si según los constructores el problema radica en la liberalización de suelo, ¡adelante!, ¿por qué no? Así, quizás, más pronto que tarde tengamos que luchar entre nosotros por un puñado de tierra.

Noticias relacionadas

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana

¿Qué nos habrá ocultado Sánchez de sus pactos secretos?

Desde Bélgica creen que podrán tumbar al Estado español manejando a sus peones de la Generalitat catalán

El mundo feliz

El libro de Luisgé Martín plantea en sus páginas un enfoque virtual de la realidad humana

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris