Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Akelarre  

El político Francisco Alcaraz

Rafa García
Rafa García
@rafagarciak
domingo, 19 de noviembre de 2006, 05:44 h (CET)
Voy a ser muy breve para que la indignación no me haga escribir palabras improcedentes. Esta semana se celebró en la Audiencia Nacional el juicio por el atentado al diputado socialista vizcaíno, Eduardo Madina. Sus palabras conmovieron a todos los españoles de bien. Cuando explicó que aquel día en su casa “se hizo de noche”, y narró como su madre falleció ocho meses después de un infarto, cuando estaba sumida en una terrible depresión, a todos se nos hizo un nudo en la garganta.

A casi todos, para ser exactos. A los terroristas no, y al presidente de la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT), Francisco Alcaraz, tampoco. Este sujeto ya se ha quitado la careta; su misión no es defender a las víctimas del terrorismo, sino hacer política partidaria, y contra el Gobierno. En el juicio por el atentado a Madina quedó claro. Alcaraz y la AVT acuden a todos los juicios, supongo que para arropar a las víctimas, y también, para montar el numerito. Pero esta vez no fueron. Alcaraz no fue porque la víctima no era de los suyos. Da la impresión de que si las víctimas son del PSOE, no merecen consideración y respeto.

Creo que no acudió al juicio por lo antes señalado, y por cobardía. Madina, en no pocas ocasiones, ha hecho declaraciones a favor del proceso de paz. Ya sabemos lo que dice Alcaraz a los partidarios del mismo. Pero claro, no podía decírselo a Madina, porque no iba a colar. Y menos el día del juicio. Alcaraz no podía acusar al diputado vasco de estar a favor de ETA, como tantas veces ha hecho con Zapatero. Y no fue al juicio porque, a veces, a los “frikies políticos” les faltan agallas para mirar a la cara a las personas de bien como Eduardo Madina.

¡Qué asco me produce usted, señor Francisco Alcaraz! Y, ¡qué pena me da que la AVT todavía no le haya destituido! ¡Váyase, señor Alcaraz, váyase, a la... o en su defecto, a una clase de ética, porque le hace falta!

Noticias relacionadas

Singularidad reformista

Juventud salvaje

Pedro el mendaz, quiere presentar su fracaso como una victoria

Un mundo en Cambio

La radio

Hoy es el día de los enamorados y ayer fue el día de la radio
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris