Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'El ilusionista': Nada por aquí (ni por allá)

Gonzalo G. Velasco
Gonzalo G. Velasco
martes, 19 de diciembre de 2006, 22:23 h (CET)
Uno de los principales problemas de las películas que ocultan su mejor baza en el giro de guión final, y que por lo general articulan el grueso de su discurso alrededor de éste, es que si la película en concreto trata sobre el mundo de la magia o de los timadores, el espectador más o menos avezado ya barrunta desde el primer plano el desenlace supuestamente impredecible. Así pues, anulada la posibilidad de epatar, son muy pocos los films con sorpresa in extremis que puedan ofrecer algo más que una intentona fallida por resultar originales. El Ilusionista, de Neil Burguer, no pertenece a esta última categoría, pues además de estar narrada mediante una puesta en escena exasperante por anodina a pesar de las potencialidades plásticas de la historia, se pasa tanto de predecible que convertiría un capítulo de House, la serie norteamericana más amodorrante y repetitiva de las que actualmente triunfan en nuestro país, en un opúsculo vibrante sobre cómo mantener a la audiencia aferrada al asiento.

Pero lo peor de esta producción sobre magia, engaños, y triángulos amorosos en la Viena de principios de siglo es que, inspirándose en el mundo del ilusionismo, cometa el peor error que puede cometer un ilusionista: revelar sus trucos, con el añadido de que además los revela de forma chapucera a través de una sucesión de molestos flashbacks explicativos aferrados con desesperación a la, por otro lado cargante, partitura minimal compuesta para la ocasión por un Philip Glass en horas bajas. De este modo, una película en teoría concebida como un tributo al misterio de los espectáculos de magia, pierde paradójicamente todo su misterio y deviene en un exponente más, esta vez de época, de esa crispante tendencia de cierto cine a ocultar sus cartas a la audiencia durante toda la proyección para luego revelarlas, de manera farragosa, innecesaria, y en absoluto sorprendente, en un twist de última hora visto mil veces que Juan Tamarit nunca tendría la jeta de introducir en sus trucos.

El Ilusionista, por lo demás, es un film pedestre en sus planteamientos estéticos y narrativos que sólo merece la pena por las interpretaciones de Edward Norton y Paul Giamatti, quienes, aún así, dan la impresión de haberse contagiado un poco del tono macilento del conjunto y se resisten a ofrecer todo lo que son capaces de ofrecer en condiciones normales. Vamos, que si es usted un aficionado al ilusionismo, será mejor que desempolve el Magia Borrás y se monte su propia película en casa. Seguro que le sale mejor.

Noticias relacionadas

Netflix España prepara nueva película con Daniel Sánchez Arévalo

Se estrenará en todo el mundo en 2019

El cine fantástico monopoliza los Premios en la IV Muestra de cine y creatividad del Centro Botín

El premio del público fue para “El escarabajo al final de la calle”

Disney celebra los 90 años de Mickey Mouse con una exposición

Un artista español participa en la muestra de Nueva York

Silvia Abril y Andreu Buenafuente presentarán los 33 Premios Goya

La actriz y cómica debutará como conductora

Javier Gutierrez, galardonado en el Festival Internacional de Cortometrajes de Valencia

'Zero' se lleva dos galardones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris