Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Aprendices de concejales

Josep Esteve Rico
Redacción
sábado, 18 de noviembre de 2006, 01:10 h (CET)
¡Bravo! Enhorabuena. Daba gusto ver las poltronas concejiles ocupadas por jóvenes estudiantes celebrando 'pleno' municipal por la 'Pobreza Cero' en el Ayuntamiento de Elche y como único punto del orden día. Toda una satisfacción porque, dentro de una Juventud generalmente poco o nada interesada en la política y escasamente comprometida, hallar una minoría de chicos y chicas actúando, expresándose alzando su voz, es muy dificil e inhabitual. ¡Y qué minoría! Toda una 'Corporación' que a pesar de la corta edad y de sus inmadurez, irreflexión e inexperiencia; demostró maneras. Unos jóvenes ilicitanos que prometen, que son el futuro y que por unas horas 'gobernaron' y 'dirigieron' nuestro Ayuntamiento representando a toda la ciudadanía de Elche metidos de lleno en los papeles de alcaldesas y de concejales. Buena nota de estos jóvenes deberían tomar los auténticos verdaderos ediles, profesionales de la política municipal y usuarios de estos aterciopelados y mullidos sillones. Al menos en cuanto a la sencillez, la inocencia, la claridad de ideas, la variedad de opiniones, el espíritu crítico constructivo, el talante moderado y dialogador, la sensibilidad y la solidaridad; con que los jóvenes aprendices de alcalde y concejal nos obsequiaron en su sesión plenaria. La jóven corporación optó por no debatir y eludir la confrontación. Al contrario que muchos políticos que convierten en debatibles y crispantes algunos temas que no lo son. Los jóvenes concejales y alcaldesas -se turnaron dos chicas en el cargo- defendieron la figura de una Alcaldesa para Elche en paridad e igualdad y analizaron la situación mundial de la pobreza presentando propuestas acerca de cómo afrontarla y reducirla.

Resultó una gran idea esta juvenil sesión plenaria especial, original y pintoresca, aunque no sea novedosa. Desde años atrás se realizan plenos a cargo de niños de primaria, simpáticos y graciosos por las propias características de la edad. Lo de estos chicos me ha hecho pensar. Cabría la posibilidad de que tal clase de plenos no se ciñera únicamente a niños y jóvenes. Existen más edades y otros sectores sociales que también merecen una oportunidad semejante y tienen bastante que decir y aportar. Derecho a expresarse no les falta. Estoy seguro que al menos una vez en la vida -tanto o más que a aquellos niños y jóvenes- les gustaría sentirse representantes del pueblo por unas horas. Mujeres, jubilados y pensionistas, discapacitados, comerciantes, obreros, autónomos, etcétera; podrían realizar 'plenos' especiales como esos jóvenes y niños, para tratar sus respectivas problemáticas. Serviría para oir la voz de la ciudadanía y para que alcalde y concejales tomaran buena nota de sus opiniones, necesidades y propuestas, que podrían recoger en sus programas electorales. Más democrático, imposible.

Esta idea es susceptible de ser analizada, críticada y mejorada. Tal vez, no interese a quienes nos gobiernan. Podría serles incómoda. Los 'plenos' de niños y de jóvenes carecen de tensión y no cuestionan la actuación de los políticos ilicitanos. Pero, ¿se imaginan a los airados representantes vecinales de Carrús o de San Antón -que mantienen pulsos con el Ayuntamiento-, sentados como concejales debatiendo, expresando fustraciones y problemas y ante ellos, en el público, los verdaderos ediles? Mucha manteca. Y algunos dirían que el horno no está para bollos. A aguantarse y dar la cara, que son gajes del oficio.Y si no, que no se sea político. A pesar de los pesares, los 'plenos' especiales serían positivos, necesarios y beneficiosos para la democracia municipal, un excelente cauce de expresión cívica y un 'termómetro' social. No es suficiente que sólo hable el pueblo en las urnas. Aplíquese pues, el 'Todo para el Pueblo y por el Pueblo'. Por ello, los ciudadanos exigimos, una vez en la vida y por un instante, ser aprendices de concejales. Si los niños y jóvenes lo son, ¿por qué no, los demás?

Ojalá cunda el ejemplo en todos los ayuntamientos españoles.

____________________

Josep Esteve Rico Sogorb es escritor y periodista.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris