Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Artículo opinión   -   Sección:   Opinión

Aprendices de concejales

Josep Esteve Rico
Redacción
sábado, 18 de noviembre de 2006, 01:10 h (CET)
¡Bravo! Enhorabuena. Daba gusto ver las poltronas concejiles ocupadas por jóvenes estudiantes celebrando 'pleno' municipal por la 'Pobreza Cero' en el Ayuntamiento de Elche y como único punto del orden día. Toda una satisfacción porque, dentro de una Juventud generalmente poco o nada interesada en la política y escasamente comprometida, hallar una minoría de chicos y chicas actúando, expresándose alzando su voz, es muy dificil e inhabitual. ¡Y qué minoría! Toda una 'Corporación' que a pesar de la corta edad y de sus inmadurez, irreflexión e inexperiencia; demostró maneras. Unos jóvenes ilicitanos que prometen, que son el futuro y que por unas horas 'gobernaron' y 'dirigieron' nuestro Ayuntamiento representando a toda la ciudadanía de Elche metidos de lleno en los papeles de alcaldesas y de concejales. Buena nota de estos jóvenes deberían tomar los auténticos verdaderos ediles, profesionales de la política municipal y usuarios de estos aterciopelados y mullidos sillones. Al menos en cuanto a la sencillez, la inocencia, la claridad de ideas, la variedad de opiniones, el espíritu crítico constructivo, el talante moderado y dialogador, la sensibilidad y la solidaridad; con que los jóvenes aprendices de alcalde y concejal nos obsequiaron en su sesión plenaria. La jóven corporación optó por no debatir y eludir la confrontación. Al contrario que muchos políticos que convierten en debatibles y crispantes algunos temas que no lo son. Los jóvenes concejales y alcaldesas -se turnaron dos chicas en el cargo- defendieron la figura de una Alcaldesa para Elche en paridad e igualdad y analizaron la situación mundial de la pobreza presentando propuestas acerca de cómo afrontarla y reducirla.

Resultó una gran idea esta juvenil sesión plenaria especial, original y pintoresca, aunque no sea novedosa. Desde años atrás se realizan plenos a cargo de niños de primaria, simpáticos y graciosos por las propias características de la edad. Lo de estos chicos me ha hecho pensar. Cabría la posibilidad de que tal clase de plenos no se ciñera únicamente a niños y jóvenes. Existen más edades y otros sectores sociales que también merecen una oportunidad semejante y tienen bastante que decir y aportar. Derecho a expresarse no les falta. Estoy seguro que al menos una vez en la vida -tanto o más que a aquellos niños y jóvenes- les gustaría sentirse representantes del pueblo por unas horas. Mujeres, jubilados y pensionistas, discapacitados, comerciantes, obreros, autónomos, etcétera; podrían realizar 'plenos' especiales como esos jóvenes y niños, para tratar sus respectivas problemáticas. Serviría para oir la voz de la ciudadanía y para que alcalde y concejales tomaran buena nota de sus opiniones, necesidades y propuestas, que podrían recoger en sus programas electorales. Más democrático, imposible.

Esta idea es susceptible de ser analizada, críticada y mejorada. Tal vez, no interese a quienes nos gobiernan. Podría serles incómoda. Los 'plenos' de niños y de jóvenes carecen de tensión y no cuestionan la actuación de los políticos ilicitanos. Pero, ¿se imaginan a los airados representantes vecinales de Carrús o de San Antón -que mantienen pulsos con el Ayuntamiento-, sentados como concejales debatiendo, expresando fustraciones y problemas y ante ellos, en el público, los verdaderos ediles? Mucha manteca. Y algunos dirían que el horno no está para bollos. A aguantarse y dar la cara, que son gajes del oficio.Y si no, que no se sea político. A pesar de los pesares, los 'plenos' especiales serían positivos, necesarios y beneficiosos para la democracia municipal, un excelente cauce de expresión cívica y un 'termómetro' social. No es suficiente que sólo hable el pueblo en las urnas. Aplíquese pues, el 'Todo para el Pueblo y por el Pueblo'. Por ello, los ciudadanos exigimos, una vez en la vida y por un instante, ser aprendices de concejales. Si los niños y jóvenes lo son, ¿por qué no, los demás?

Ojalá cunda el ejemplo en todos los ayuntamientos españoles.

____________________

Josep Esteve Rico Sogorb es escritor y periodista.

Noticias relacionadas

La plaga del divorcio

El divorcio se le considera un ejercicio de libertad cuando en realidad es un camino hacia la destrucción moral

Tortura y poder

Está claro que la tortura no puede ser objeto de justificación, ni siquiera la aparentemente civilizada

Absurdo pensar que Casado pueda reflotar al PP para mayo

“Nuestra recompensa se encuentra en el esfuerzo y no en el resultado. Un esfuerzo total es una victoria completa.” Mahatma Gandhi

¿Está más cerca la República en España?

¿Por qué triunfó la Moción de censura contra Rajoy?

Ábalos, Organización y Fomento

¿Ferrocarril en Extremadura? No me siento responsable
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris