Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   Película   -   Sección:   Cine

Mi novia es un sistema operativo

'Her', una fábula futurista sobre las relaciones de pareja
Ricardo Pérez
@RicardoPrez9
lunes, 11 de agosto de 2014, 07:31 h (CET)
En un futuro cercano, Theodore Twombly (Joaquin Phoenix), tipo solitario que se dedica a escribir cartas para otros, y que acaba de separarse de su novia (Rooney Mara), inicia una singular relación con Samantha (la voz de Scarlett Johansson), un innovador sistema operativo que se comporta como si fuese alguien real.

110814her2

Her, la nueva y maravillosa película de Spike Jonze (Cómo ser John Malkovich, Adaptation, Donde viven los monstruos), es una sutil, tierna, delicada e inteligente fantasía romántica que reflexiona acerca de la soledad del individuo, la naturaleza inaprensible del amor y la necesidad que todos tenemos de amar y ser amados. Su trama, articulada mediante un delicioso guión escrito por el propio Jonze, se sustenta sobre algunas de las paradojas que definen a la sociedad en la que vivimos: incomunicación en un contexto alto-tecnológico de infinitas telecomunicaciones, personas que actúan y funcionan como máquinas, y máquinas que sienten y se comportan como personas. El perfecto reflejo del mundo que nos rodea(rá).

Aunque el filme ha sido rodado a caballo entre las ciudades de Los Ángeles y Shanghái, Jonze acierta al otorgar a su puesta en escena un carácter abstracto, con enormes rascacielos, espacios amplios y edificios acristalados que bien podrían identificarse con cualquier gran urbe de un futuro próximo. La textura luminosa, casi translúcida, de la etérea fotografía de Hoyte Van Hoytema, contrasta adecuadamente con los tonos rosáceos, amarillos y rojizos que predominan tanto en el vestuario del personaje principal (inmenso, una vez más, Joaquin Phoenix), como en el entorno mobiliario por donde se mueve. No obstante, al margen de tales hallazgos visuales, lo que en verdad eleva a Her a una categoría próxima a la de obra maestra, no es otra cosa que su calidad emocional. Con esta película aprendemos que uno puede enamorarse de alguien a quien nunca ha visto ni verá, de alguien a quien no se puede besar ni acariciar, de alguien que, aun estando, nunca está ni estará. Es el amor en su más pura expresión, pese a que no se pueda consumar. El que se entrega sin esperar nada a cambio. Las conversaciones entre Theodore y Samantha, la cual percibe el mundo desde la perspectiva de una pequeña cámara de móvil, son íntimas, hermosas y divertidas, siempre barnizadas con el brillo de la ilusión amorosa. Jonze consigue dotar de complejidad y evolución psicológica a un personaje que ni tan siquiera es real (qué dulce voz la de Scarlett Johansson). O tal vez sí, y ahí radica precisamente su drama, su irresoluble tragedia.

Una escena para recordar: la relación sexual entre los amantes resuelta con un simple fundido en negro. No había “visto” tanta pasión en una pantalla de cine desde el mítico montaje en paralelo con el que Jean Vigo ilustraba el coito a distancia de la pareja protagonista de L´Atalante (ídem, 1934).
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Sitges 2018: Pulsiones

Crónica del Festival VII

Sitges 2018: Musicales en clave política

Crónica del Festival VI

Sitges 2018: Fantasmagorías de la inocencia

Crónica del Festival V

Sitges 2018: Puzzles

Crónica del Festival IV

Sitges 2018: Las vísceras

Crónica del Festival III
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris