Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El crisol  

Intolerable

Pascual Mogica
Pascual Mogica
sábado, 18 de noviembre de 2006, 00:43 h (CET)
Miles de millones de euros gastados en la celebración de unas elecciones generales, millones de personas llamadas a las urnas, millares de ciudadanos obligados por ley a figurar como componentes de las mesas electorales, otros tantos funcionarios de las administraciones públicas a actuar de personal de apoyo al proceso electoral, y todo ello para qué, para que unos desvergonzados e irrespetuosos políticos de la derecha se burlen y se aprovechen de un sistema democrático en el que no creen y como prueba de ello me remito a la importancia que su líder, José María Aznar, le dio a la Constitución Española: ninguna.

Estamos asistiendo al lamentable espectáculo de ver como un don nadie llamado Luis Herrero, eurodiputado del PP él, se permite llamar golfo a un juez, en este caso a Baltasar Garzón, sin demostrar el por qué, aprovechándose de su inmunidad parlamentaria. Una cosa es que los jueces nos sorprendan con sentencias que nadie puede llegar a entender y que mostremos nuestra opinión contraria a sus decisiones pero otra cosa es decir que un juez es un sinvergüenza que carece de escrúpulos. Eso es muy serio, pero la democracia ampara a los cobardes que aprovechándose de su inmunidad dicen cosas que serían incapaces de decir si fueran ciudadanos normales.

Por otro lado nos encontramos con que el PP ha decidido pedir una comisión de investigación sobre el ácido bórico para averiguar por que no se hizo constar en el informe de los peritos policiales que entendieron sobre el 11-M que en el piso de los terroristas islamistas se encontró un frasco conteniendo dicho producto, aspecto este que no hace falta ser ningún entendido en la materia para darse cuenta de que esto no va a influir para nada en el proceso ni mucho menos aportará dato alguno en lo referente al esclarecimiento de los hechos. Esto es una prueba, si es que alguien lo considera como tal, totalmente irrelevante. Esto es una pérdida de tiempo en el trabajo parlamentario, en detrimento del tratamiento de otros asuntos más importantes.

Menos mal que el pueblo es sabio y da a quienes observan estos intolerables comportamientos la importancia que merecen, es decir ninguna y sigue creyendo en la democracia aún a pesar de que desde la derecha se intenta que los ciudadanos pierdan su fe en ella.

Noticias relacionadas

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana

¿Qué nos habrá ocultado Sánchez de sus pactos secretos?

Desde Bélgica creen que podrán tumbar al Estado español manejando a sus peones de la Generalitat catalán

El mundo feliz

El libro de Luisgé Martín plantea en sus páginas un enfoque virtual de la realidad humana

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris