Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

¡Y parecía tonto!

Pepe López
Redacción
viernes, 17 de noviembre de 2006, 08:21 h (CET)
Desde aquel remoto y desdichado día en que nuestro padre Adán se dejó seducir por aquella tentadora mujer que Dios puso a su lado como compañera, vinieron al mundo muchos males y el género humano arrastra una lacra indeleble.

A los pocos años de lo de la maldita serpiente, los dos niños mayores de Adán y Eva empezaron un día con dimes y diretes y acabaron cuando Caín le partió la crisma a Abel.

A partir de aquellos hechos -¡y ya van años!- la Historia de la Humanidad no ha sido otra cosa que una interminable sucesión de luchas, guerras, felonías, genocidios y pare Vd. de contar.

En vano se han empeñado los hombres en poner coto a tantas desgracias inventando Conferencias, Cumbres, Ligas, Encuentros y Asociaciones. Todo, hasta ahora había sido inútil.

Pero un buen día surgió ¡en nuestra Nación¡ (siempre España)
un hombre que parecía enviado por Dios y, a la chita callando se fue a la ONU (otra Asociación inútil hasta aquel día)y planteó la solución para los males que nos aquejan: ¡La Alianza de las Civilizaciones!.

Ni que decir tiene que todos quedaron pasmados y perplejos cuando oyeron aquellas palabras en boca de un hombre tan aparentemente sencillo.

Aquel hombre, que no era otro que nuestro Zapatero (¡Ojo, con Zeta mayúscula para que no haya discriminación)expuso someramente su Plan de la Alianza y ya entonces hubo algún malasombra que esbozó una ligera sonrisa.

Financió alegremente la cosa con un par de millones de euros, uno de los cuales corría por su cuenta (bueno, de los españoles) y el otro millón a escote entre los participantes.

Yo me quedé expectante porque creí que un hombre tan importante en España, elegido por el pueblo, con ayudas que, por ahora se ignoran, no podía plantear ningún disparate pero también me quedé asombrado y me dije. ¡Y parecía tonto!

Os lo digo sinceramente: Desde el día que tomó posesión y empezó a cometer dislates, yo le tenía por un pobre hombre, ignorante, fanfarrón, engreído, de pocas letras, soberbio y muy dado al halago. Entonces pensé: ¡Dios mío, lo que nos ha caído!

Ahora, buscando aliados para su invento, ha embaucado a Turquía con el señuelo de que le va a ayudar a entrar en la Unión Europea, lo que necesita apremiantemente.

Ha montado el consiguiente espectáculo reuniendo dignatarios y comparsas de humildes países, nada ansiosos de Alianzas, como lo están demostrando, con terrorismo y vulneración de los derechos humanos elementales

Y, además, ha amenazado con volver a la ONU a exponer su Plan completamente desarrollado, presentar el Consejo de amiguetes que ha creado al efecto y solicitar que todos le hagan caso.

Lo paradójico es que no tenga temor al ridículo augurando una paz universal después de haber traído la discordia, la confrontación y la guerra a España.

¡La que ha armado este tío! ¡Y parecía tonto!

Noticias relacionadas

El huracán Florence expone la dura realidad de la desigualdad en Estados Unidos

El huracán de categoría 4 avanzó a una velocidad de varios kilómetros por hora inundando las Carolinas estadounidenses

La Cataluña imaginaria y autosuficiente de los separatistas catalanes

“La autosuficiencia es incompatible con el diálogo. Los hombres que carecen de humildad o aquellos que la pierden, no pueden aproximarse al pueblo” Paulo Freire

Dos debates, dos Españas

La crispación general y el estilo bronco, zafio y chulesco del diputado Rufián representaba el nivel de descrédito que ha alcanzado el debate parlamentario

La distopía del Máster Casado

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris