Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Cataluña necesita al PP

JD Mez. (Gerona)
Redacción
viernes, 17 de noviembre de 2006, 08:21 h (CET)
El tripartito presidido por Pasqual Maragall desde octubre de 2003 fue la vanguardia de una estrategia general de ruptura y radicalización, basta recordar el Pacto del Tinell, puesta en práctica a escala nacional por Rodríguez Zapatero tras la victoria electoral de marzo de 2004. Cataluña ha sido el campo de experimentación de lo que, con eufemismo mal disimulado, se llamó 'segunda transición', cuando realmente ha sido una ruptura dolorosa del consenso constitucional de 1978 y su suplantación por un nuevo modelo de Estado, que cuestiona incluso el régimen político basado en la unidad nacional, la soberanía del pueblo español y la monarquía parlamentaria. Además, la aprobación del nuevo Estatuto catalán -con menor respaldo del que obtuvo el de 1979- añadió al proceso de quiebra constitucional una muy peligrosa faceta social, manipulando el sentido legal de un estatuto de autonomía para convertirlo en herramienta de imposición de un modelo de sociedad nacionalista y de izquierda, marcado por el intervencionismo público (en este sentido el Título Primero es demoledor), el monolingüismo y la uniformidad cultural.

Es por eso que el apoyo, mayor o menor, al Partido Popular de Cataluña se fundamenta en el reconocimiento de que ésta es la única formación que, de forma coherente, ha defendido la vigencia del orden constitucional, el mantenimiento del Estado autonómico y, sobre todo, la unidad nacional de España. Y lo ha hecho en un ambiente político que le es hostil desde hace muchos años, no sólo en esta campaña electoral y por culpa de la presión antidemocrática de sectores extremistas de la izquierda y el nacionalismo, animados, entre otras razones, por la ausencia de un repudio claro y terminante a su violencia por parte de los demás partidos catalanes. Sólo cuando éstos interpretaron que la violencia contra el PP podía tener consecuencias electorales decidieron condenarla, de mala gana y deslizando culpas a los agredidos. Por todo ello, pienso que Cataluña necesita al PP.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris