Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Defensa de lo nuestro

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
viernes, 17 de noviembre de 2006, 08:21 h (CET)
Ante la proximidad de la Navidad, que en las grandes urbes se anticipa en demasía, por razones comerciales y crematísticas, se precisa romper una lanza en favor de la tradicional costumbre de felicitar estas fiestas.

Nos invaden por doquier maneras espurias, provenientes de ambientes foráneos, que “progresivamente” van sustituyendo nuestro tradicional modo de celebrarlas.

Un ejemplo simple: Sustituir tarjetas de felicitación con motivos religiosos, por fríos y desangelados “christmas” ( anglicismo) sin alusión alguna al misterio central de la Navidad (el Nacimiento de Cristo) resulta, cuando menos, algo extraño, por no decir pagano para nuestra tradición española.

Otros años, los “christmas” de UNICEF, fueron desaconsejados por la Jerarquía de la Iglesia católica, fundada en razones anticristianas a favor del aborto y esterilidad en el Tercer Mundo.

Noticias relacionadas

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío

La inclusión como camino: hacia una construcción de la “diversidad inteligente”

La fórmula debe ser la inclusión como camino del desarrollo

El acto de leer

Dignifica y al dignificar permite que las personas vuelen
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris