Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Demanda al Poder legislativo Español ante el Tribunal Internacional de la Haya

José Luis Palomera
Redacción
jueves, 16 de noviembre de 2006, 00:08 h (CET)
Copia de la denuncia mandada por mi persona, ya registrada en el Tribunal de Primera Instancia de la Haya

Excelentísima Secretaría del tribunal de justicia Europeo: Tribunal de Primera Instancia:

Yo y solo en mi nombre, como ciudadano Español y de la comunidad europea, entiendo derecho a reclamar justicia ante este organismo.

Si bien, y en función de posibilidades, pudiera darse que el procedimiento utilizado para pedir de su excelencia justicia no fuera el adecuado, sin embargo, además de no tener otro, entiendo lo verdaderamente importante es la justicia que se pide, más que los trámites referentes a la comunicación y denuncia ante vos, señoría tribunal internacional.

En bien de basar la demanda en lógica de justicia, ruego de usted lea y de crédito y una vez consensuado con los jurisprudentes pertinentes, extienda el razonamiento de la misma la cual le pido trasmita a denuncia contra el poder legislativo español en los conceptos de personas y responsabilidades que abajo menciono y baso la misma.

Es por eso ruego a este tribunal proceda a la demanda solicitada.

Yo y en mi nombre, José Luis Palomera Ruiz con DNI xxx domiciliado en la calle xxx nº xxx de Santander, España, y en virtud de los derechos que me asisten, solícito a este tribunal proceda contra el Poder legislativo Español en cuanto a la responsabilidad civil y penal que pudiera darse por ley.

Dicha responsabilidad comprenderá desde la puesta el vigor del código penal de 1973 y sus modificaciones hasta el día de hoy 10-11-2006.

La responsabilidad se entenderá de acuerdo a la que pudieran tener todos los componentes del poder legislativo- judicial, u otros, que intervinieron, intervienen y han intervenido, indirecta o directamente en las normas actuales del código penal español.

La demanda se basa en dos cuestiones principalmente:

Ineptitud profesional con daños colaterales, a la sociedad no procesada.

Dejadez de sus funciones, con resultado de alarma y crispación social.

Una vez definidas las causas de mi demanda, hago escrito los fundamentos en que me baso.

1º) Entiendo que: El poder legislativo- judicial en su conjunto tiene la misión de velar por la sociedad- en primer lugar- además de, por las normas y sus cumplimientos.

2º) Entiendo - fundamento básico de mi demanda- que el poder legislativo-judicial, debe aprobar, constituir, velar, y revisar, normas, o sentencias, que puedan tornarse lesivas de parte o arte.

Pues bien; hoy día la justicia española -cual, innegable realidad y verdad-, ampara -ya que no desampara- todos los crímenes cometidos contra la humanidad, como uno sólo -aplicado en pena máxima-. Es innegable que las normas que sustentan dicho despropósito, tanto de justicia como de lógica y sentido común “favorecen”-ya que no perjudican en lo básico- los asesinatos masivos, a quienes, en el concepto de hacer daño a la sociedad, así procedieran.

Es por eso, que se puede considerar ineptitud u omisión, en los responsables de mantener y velar por la equidad jurídica y legal.

Para que mejor puedan entenderse mis argumentos, citaré uno de los últimos casos de asesinatos. Un convicto asesino terrorista con veinticinco asesinatos que en beneficio del anterior código penal de los tres mil años de condena, no cumplirá más de dieciséis, es decir, 9 meses por víctima, esta aberración de ley se debe en mi opinión a la dejadez de quienes tenían o tienen el deber de velar para que el código penal, ya sea por reforma parcial o absoluta, bajo ningún concepto favorezca al asesino en detrimento de la sociedad asesinada.

Como ciudadano que he costeado los sueldos de los supuestos responsables, he de tener potestad, y entiendo que razón, para solicitar responsabilidad civil y penal, si las hubiera, a quienes en obligación de sus deberes para la sociedad, corresponden vigilar y prevenir que las normas no se tornen lesivas a quienes las cumplen.

Entiendo que la justicia actual de España, roza lo grotesco al ser garante de desafueros sin lógica alguna.

Desafuero producido por quienes tenían y tienen, la obligación de velar, porque las normas se cumplan, además de velar, porque éstas no se tornen lacras para la sociedad, a la que, se supone, protege.

Los responsables de legislar, legisladores, han de prever, ya que son dictadores de ley, la evolución que pudiera darse en una sociedad rauda y cambiante, como es la nuestra.

El estado de derecho, no debe representar bajo ningún concepto, impedimento en defensa de las vidas de las cuales deriva.

En defensa de la ley por ley, ruego y solicito de este tribunal la depuración de responsabilidades si las hubiere a quienes, correspondiendo en derecho y en funciones, han dilapidado la mayor garantía que pueblo alguno, después de la vida, ha de tener, la justicia, la cual en España hoy sentencia la ilógica, el desconcierto, la alarma social, y en muchos casos, el desafuero sensitivo de las víctimas. Es decir, el Poder legislativo en su conjunto, aunque esto no quiere decir, al conjunto, ni de nadie en particular que no tuviere responsabilidad de legislar normas jurídicas.

Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris