Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Vivir dignamente el momento de la muerte

Jesús Domingo Martínez (Gerona)
Redacción
jueves, 16 de noviembre de 2006, 00:08 h (CET)
No se cual es el objetivo aunque parece claro, pues se anuncia volver a pasar por TV la película “Mar adentro”, seguir manteniendo el debate de la eutanasia. Sobre el tema pienso que el verdadero debate está en que si las personas aprendemos a sustituir el miedo por la seguridad, el abandono por la compañía, el dolor por el alivio, la mentira por la esperanza, el encarnizamiento terapéutico por el control de síntomas, conseguiremos ayudar al enfermo a resolver sus problemas con Dios, consigo mismo y con los demás. De ésta manera "es prácticamente seguro que olvidará la eutanasia". Por consiguiente procurar la muerte de un enfermo terminal, por respeto a su libertad es, en la mayoría de los casos, responder con muerte a un grito de petición de auxilio para seguir viviendo.

"El verdadero fracaso es tener que admitir la eutanasia como solución alternativa al alivio de los síntomas y a la comunicación” dice Monseñor Juan del Río, el cual afirma también: “ya que el fracaso se produce cuando nos planteamos quitar la vida a un enfermo porque no sabemos cómo mejorarle sus síntomas ni cómo modificar las circunstancias personales en las que está viviendo".

Teniendo en cuenta estas razones, pregunto. ¿No les parece que es una pena malgastar esfuerzos de responsables sanitarios o legislativos en buscar justificaciones a una práctica indigna, inhumana e inmoral como la eutanasia? Seguro que la mejor forma de ayudar a los enfermos terminales no es otra que encauzar y animar a los profesionales a desempeñar humanamente su misión: solidaridad con los que van a morir, comunicándose con ellos, aliviando sus síntomas y apoyándolos emocionalmente.

Y es que todos podemos decir que deseamos morir dignamente y también deseamos vivir dignamente, por lo que “teniendo en cuenta que la muerte forma parte de la vida, creemos que lo más correcto es vivir dignamente el momento de la muerte", dice también Juan del Río con quien estoy totalmente de acuerdo.

Noticias relacionadas

Los patinetes de nuestra niñez hoy artefactos motrices de mayores

Un inesperado giro del medio de transporte urbano, que ha cogido con el pie cambiado a los ayuntamientos de las grandes ciudades

Mohamed VI. Liderazgo positivo en el Magreb

Un liderazgo positivo pone a Marruecos al frente de la modernidad, la tolerancia religiosa y el pluralismo en su región

Octogenaria Paca y nonagenaria Ida

La Aguirre octogenaria lee con calma en el escenario. La Vitale vitalista, todavía se queda hasta altas horas de la noche escribiendo

Enrarecido ambiente

Estoy convencido de que es precisa la salida de "cum fraude" del Gobierno para empezar a ver la luz

Política idealista y realista

G. Seisdedos, Valladolid
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris