Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Columna humo   -   Sección:   Opinión

Jordi Pujol, fuera de lo terrenal

¿Por qué callaban cuando se le acusaba de corrupción?
Pedro de Hoyos
@pedrodehoyos
jueves, 31 de julio de 2014, 07:15 h (CET)

Todos nosotros nos acordamos de Jordi Pujol pontificando en televisión sobre cómo debe ser una democracia, sobre cómo deben ser los demócratas, sobre cómo deben ser las personas honestas... Todos nosotros, a poca buena memoria que tengamos, nos acordamos de Pujol hablando del bien (él y los suyos) y del mal (todos los demás), sobre lo que es bueno en política (el catalanismo) y todo lo que se debería arrojar a los infiernos de la política (todas las demás tendencias políticas), trazando rayas en el suelo a cuyos lados deberían separarse los puros como él de los perversos, como todos los demás políticos... O los jueces que le investigaban. Los demás políticos, los jueces... ¿Dónde estaban todos los políticos cuando desde su elevado trono, desde su elevada dignidad, con una "auctoritas" que nadie le había otorgado, pontificaba de ese modo? ¿Por qué callaban cuando se le acusaba de corrupción? ¿Por qué aquellos sobreentendidos silenciosos para protegerle? ¿Por qué la prensa callaba, incluso tapaba, lo que estaba ocurriendo? ¿Por qué, quienes podían impedirlo, consintieron que aquel político, uno más de la pléyade que se ganaba las habichuelas en aquellos años, ascendiera al Olimpo de la inmortalidad, aceptando situarle por encima del bien y del mal? ¿Por qué consentían, por qué asentían, por qué permitían que se atribuyese a sí mismo una superioridad ética y moral, auto calificándose por encima de los mortales, fuera de lo terrenal?


Aquel glorioso Jordi Pujol que decidía la honorabilidad de unos y otros, que disponía quién era digno de sentarse a su diestra, se ha convertido en miseria moral despreciada hasta por sus conmilitones, pero alguien alguna vez debería analizar las culpas de los políticos que se creyeron su superioridad, aquellos que aceptaron comulgar con ruedas de molino, permitiendo su ascenso electoral y que diseñara una Cataluña de corte y confección a su medida.

Igualmente aquellos jueces que hicieron mal su trabajo, sea por incapacidad, sea por deshonestidad, deben ser interpelados y deben dar explicaciones en plaza pública, explicaciones por lo menos a los ciudadanos, pero posiblemente también a las instituciones. A lo peor a instituciones penitenciarias.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris