Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Pujol confiesa mal y tarde

Ahora nadie le compraría un coche usado
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
miércoles, 30 de julio de 2014, 07:21 h (CET)
La aburrida tarde del último viernes del mes de Julio se vio animada de repente con una espectacular noticia que nadie esperaba, unos estaban terminando de poner bañadores y bikinis en las maletas para iniciar las vacaciones mientras otros trataban de animar las horas muertas con la lectura de cualquiera de esos libros que siempre se dejan para la época estival. El tablón de las noticias políticas no traía nada interesante, por la mañana Artur Mas había nombrado a Josep Rull para ocupar el puesto número dos de CDC, lugar que, por cierto, desde hacía unos días estaba en situación de “sede vacante” por el cese de Oriol Pujol por su imputación en el llamado “caso ITV” donde supuestamente este hijo de Jordi Pujol se habría lucrado por mediar en las concesiones de inspecciones de ITV. Y en el lado de la política española tampoco había nada de interés, ese fin de semana la socialdemocracia iba a elegir un nuevo líder pero la mayoría de militantes socialistas ya iban con la lección aprendida para aclamar y ovacionar al que nos están presentando como el nuevo milagro del socialismo español.

Y de repente saltó el chispazo, Jordi Pujol, el hasta aquel momento “Molt Honorable” President de Catalunya durante 23 años había encendido la espoleta de una bomba de la que todavía no sabemos las consecuencias a largo plazo. Quién durante años y años había predicado como directrices la honestidad, la verdad y el sacrificio comunicaba a la opinión pública que desde 1980 tenía en un paraíso fiscal un dinero procedente de la herencia de su padre Florenci Pujol, quien, por cierto, a finales de los años sesenta había tenido problemas con el fisco también por evasión de capitales.

A multitud de catalanes se les vinieron encima los palos del sombrajo, el admirado Pujol, el mismo que tuvo el valor de enfrentarse a Franco en el Palau de la Música y que acabó por ello en la cárcel de Torrero en Zaragoza, les había estado engañando durante más de 30 años, y mientras muchos de sus admiradores y seguidores estaban sufriendo las consecuencias de los recortes al precario Estado de Bienestar su admirado líder con una mano les palmeaba la espalda prometiéndoles una Arcadia feliz y con la otra se dedicaba a evadir impuestos con la excusa de que nunca encontró, en tantos años, la oportunidad de regularizar la situación fiscal de su familia.

Porque en la burda y nada clara nota de excusa indica que el origen del dinero es una cantidad que su padre tenía guardada fuera de España, sin pagar impuestos, y que había dejado para la esposa y los hijos de Pujol. No habla para nada de la cantidad ni de los rendimientos que este capital puede haber producido y, simplemente, habla de perdón y dolor. No merece perdón ni compasión quien durante tantos años ha estado jugando con la buena fe de todo un pueblo simplemente para que su familia, una familia cristiana de misa, comunión y mesa bendecida, continuara lucrándose mientras el patriarca nos explicaba a los demás un código de buenas costumbres.

Hace tiempo que una parte de la prensa viene hablando de los supuestamente poco claros negocios de algunos de los hijos del que fuera President de Catalunya. La defensa ante estas noticias, tomadas como un ataque al pueblo catalán, siempre era la misma, las envidias políticas al páter familias, y muchos creyeron a los Pujol, hoy el ex Molt Honorable, ya le han hecho renunciar a sus prebendas, ha tenido que reconocer que mintió cuando ante diversos periodistas negó reiteradamente tener dinero en cuentas opacas.

Pujol que llevaba camino de pasar a la historia como un hombre ilustre, como el político moderno que llevó a Catalunya a cuotas de poder impensables en los años 70 y como un gran estadista ahora pasará a la historia por la puerta de atrás y como un defraudador confeso.

Entiendo que ante esta y otras noticias, como la que acabo de conocer en la que el juez Ruz imputa a más de 40 personas, la mayoría cargos públicos del Partido Popular, el personal tienda a no creer en los políticos pero hay que seguir adelante, Joan Fuster decía que “la política si no la fas tu te la faran”, y es mejor hacerla uno mismo, junto con los demás, y poder después pedir responsabilidades a quienes medran en la política para su propio provecho.

Una parte de la prensa y de la opinión pública ya está entonando el réquiem por la idea del soberanismo en Catalunya, se equivocan y actúan de mala fe si quieren sacar tajada del caso Pujol. Jordi Pujol no es Catalunya, por mucho que a él le pareciera en algún momento, Catalunya son los miles de ciudadanos que trabajan cada día codo a codo por poder llevar a cabo sus deseos y sus ideales. Cierto que esta confesión de Pujol deja tocado, aunque ellos no lo digan, a uno de los partidos motores del camino a la independencia, Convergència Democràtica de Catalunya tiene que despujolarizarse a la mayor brevedad, les ha llegado el momento de matar al padre ya que de no hacerlo su credibilidad como partido va a quedar muy mermada. Y lo han de hacer rápido porque se ha abierto la veda y comienzan a aparecer demasiados claroscuros en los negocios de la saga Pujol, ya lo dijo el padre hace unos años “a todos mis hijos los tengo colocados”.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Velocidad de la alegría

Necesitamos agilidad mental para el cultivo y disfrute de la alegría crítica y constructiva

En busca del bien común

D. Martínez, Burgos

La Diagonal, inutilizable

M. Llopis, Barcelona

Su misión somos todos

P. Piqueras, Girona

Problemática implantación del Artículo 155

J. Cruz, Málaga
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris