Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Delicada situación en USA

Pascual Falces
Pascual Falces
martes, 14 de noviembre de 2006, 23:14 h (CET)
El avispero iraquí no sólo sigue cobrándose víctimas de ciudadanos en la sangrienta confrontación civil agudizada por el impecable paro chapucero derrocamiento del régimen tiránico de Sadam. Condenado a muerte, goza del apoyo de la población “sunní”, en constantes ataques contra la otra mitad “chií” identificada con el régimen del fronterizo Irán de los “ayatoláes”, de los clérigos islámicos afanosos en la búsqueda del arma atómica. Ha de sumarse la vieja tragedia que arrastra la minoría kurda al norte del país, y, por todo ello, resulta innegable el estado de guerra civil que allí se vive aún gozando de la presencia de la Coalición internacional cuya misión es la de evitarla.

Todo el mundo sabe que esa Coalición fue un complemento que amañó la política exterior de los Estados Unidos, y a la que, con mayor o menor gana, se sumaron otros países condicionados por alianzas internacionales de sus propias relaciones foráneas. Coronada la invasión con una pírrica victoria, la consecuencia siguiente fue la instauración de un régimen que no ha conseguido ser admitido como el de todos los iraquíes. Insurgencia, resistencia, y terrorismo, son términos eufemísticos para encubrir la guerra civil que cada día deja nuevos muertos de uno y otro bando, creando un caldo de cultivo donde el terrorismo organizado de Al-Quaeda hace su caldo gordo movilizando voluntarios destinados, también, a la exportación internacional del terror.

La camarilla republicana del gobierno estadounidense que propició tal desorden –ellos sólo saben las auténticas intenciones-, ha sufrido el conocido descalabro de las pasadas elecciones de senadores y representantes, y, en la que el voto femenino y de la población de origen latino ha sido decisorio. Así, se ha promovido una mayoría legisladora demócrata con la que ha de gobernar Bush los dos años que restan de su mandato.

Recién ultimada la invasión, el afán de Bush fue poner la patata caliente del avispero en manos iraquíes con vistas a salir del territorio con las menores bajas y el mayor beneficio. Más, las cosas no le han salido bien; ni en el conflicto, que sigue dando bajas norteamericanas mortales o no, ni en su política interior. El pueblo estadounidense que se sumó con entusiasmo tras el Once-S, en su lucha contra el terrorismo, ha dejado de prestarle apoyo, y los demócratas, que ya ocupan la mayoría en ambas cámaras llevan camino de llegar, en 2008, a la Casa Blanca. ¿Qué otra calificación que la de “desastre”, cabe aplicar al doble mandato –ocho años- de Bush Jr.? El doctrinarismo ha de ceder paso a la legalidad, y lo que fue un saltarse a la torera las Naciones Unidas, ha de transformarse en un razonado restablecimiento de la paz en Iraq. Cuestión ésta que no ha conseguido, perdiendo, además, la mayoría para gobernar EE.UU., y en un momento con peliagudos problemas como el de la inmigración, o el ridículo muro en la frontera mexicana. ¿Desastre, o no?

Por otra parte, no caben hacerse demasiadas ilusiones como consecuencia del cambio electoral. Los demócratas no pueden cargar, de repente, con señales que pueden ser interpretadas como de debilidad “del ejército más poderoso del mundo”, y, de algún modo han de mantener el tipo. El mundo ya no es el de los conflictos locales de la época de Vietnam; la globalización que, entonces, estaba en sus inicios, hoy día es un sentimiento que comparte la población mundial. Este es su problema; compartir con el resto de países de Naciones Unidas el equilibrio internacional en búsqueda del bienestar común. Una cura de disciplina.

Noticias relacionadas

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida

Y vuelta a las andadas

Golpean el hierro en frío
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris