Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Carta abierta a José Sánchez Josanpe

Toni Coll Castanyer
Redacción
martes, 14 de noviembre de 2006, 23:14 h (CET)
Gracias José Sánchez Josanpe por tu perseverancia en dar un poco de luz y desenmascarar toda la oscura trama que rodea el "caso filatélicas". Y sí, tienes razón, quieran verlo o no la derrota del PSC en estas pasadas elecciones en Catalunya está directamente relacionada con el estado de frustración e indignación de todo un colectivo afectado por como el estado les ha dado la espalda y que, como Pilatos, se lava las manos.

Pero que se tomen en serio este "aviso para navegantes" que, como dices tú, también en el resto se autonomías estamos igualmente expectantes, guardando nuestra rabia y esperando el momento de hacernos oír... Y somos muchos, muchos más de lo que creen, (o quieren creer) tantos, que podemos inclinar muy decisivamente la balanza.

Creo que les costará cara, muy cara esta actitud de prepotencia, tratarnos con tal desprecio y, sobre todo, de haber insultado nuestra inteligencia pretendiendo, encima, hacernos creer que lo han "hecho por nuestro bien".

Bueno pues, nosotros y también "por vuestro bien" vamos hacer uso de nuestros votos para proporcionaros un laaaargo periodo de reflexión en el otro lado, aquél del que, visto lo visto: Gal, Rumasa, Filatélicas... (y quizá lo que no se sabe) tal vez nunca debisteis salir.

Felicidades José, en nombre de todos los que como tú somos afectados por el "affaire" de las filartélicas puesto que eres un poco nuestra voz, la voz de nustra impotencia, de nuestra crispación.

Espero no tener que darle (una vez más) la razón a mi santa madre pues, siendo yo aún muy jovencito ya me decía en nuestra lengua vernácula: "No hi-ha res mes tort que la justicia" O sea: "Nada hay mas torcido que la Justicia".

Es por eso que rescato lo que en su día escribí sobre el modo en que la Justicia nos hace a "todos iguales" ya que creo que en la situación en la que actualmente nos vemos envueltos cobra dicho escrito "rabiosa" vigencia ya este gobierno que, en su desmedido celo por "salvaguardarnos de unos estafadores" y "defender" nuestros intereses, poco menos que nos expolia. O como dicen en mi pueblo: Nos deja a muchos con una mano delante y otra detrás.

Lo dejo a vuestra consideración:
Un chico que, forzado por dificultades económicas debido al paro prolongado y a que, sobre él pesaba el peso del mantenimiento de una familia y con más de tres meses de alquiler pendientes, tuvo la “debilidad” de hacer un pequeño hurto en un domicilio de alguien de elevada posición social y amplios recursos y no tomó más que una pequeña cantidad en metálico, a pesar de que tuvo a su alcance algunas sumas de dinero considerables, numerosas joyas, y objetos de valor, aún está pagando por ello. Y, curiosamente, aquél a quien hurtó ha sido recientemente juzgado por un “chanchullo” del que muchos afectados han sido despojados hasta de sus viviendas, amén de considerables sumas de dinero, hoy sigue en su casa, y con su actividad especulativa de siempre y siendo altamente considerado socialmente.

Esto es como la leyenda de Robin Hood.; solo que al revés : Que un pobre robe a un rico es condenable; más, que un rico robe a muchos pobres...

Se ha dicho siempre que la justicia es ciega y que por eso a todos nos ve de igual modo... Pero, también es harto sabido que, precisamente los invidentes, dada su condición, desarrollan una sensibilidad táctil capaz, incluso, de percibir irregularidades y texturas que a un ojo no entrenado le pasarían desapercibidas. Conocí a un ciego que, con el tacto, era capaz de reconocer el valor de un billete. Ni siquiera necesitaba buscar los bordes para medir su tamaño, le bastaba con pasar los dedos sobre un área muy reducida. Para él, obviamente, que no todos los billetes eran iguales... si podía ponerles la mano encima.

Y que yo sepa, el brazo de la ley, además de ser pesado por aquello del “peso de la ley” en su extremo está dotado una mano, pues si bien nos repesentan a la justicia con una venda y por tanto como ciega, no es manca, y parece ser, además, que sus dedos están dotados de un finísimo tacto que le permite, como a mi amigo, notar ciertas diferencias de “textura”.

No sé si es pura coincidencia, pero al menos yo, siempre he visto a la representación simbólica de la justicia con una holgada túnica que, precisamente por holgada, hace que estos pliegues que hacen la función de mangas sean muy generosos. Se puede decir por ello que, la justicia, en la imagen con que es representada, “tiene manga ancha”.

Y mi amigo invidente, que era muy irónico, gustaba de parodiar una frase harto conocida:

“Para mí todos los billetes son papel, solo que... unos son más papel que otros”.

Parece ser que, cuando a uno la justicia “le pone la mano encima” no le pesa con las balanzas, pues, gracias a una venda siendo como es ciega, no puede ver el fiel y que, por tanto, recurre al tacto y es tal vez de ese modo que unos resultamos ser “más iguales que otros”. Pero es que aún que fuera manca o se le pusieran guantes de esparto aún le quedaría un recurso. Es que olvidé decir que me comentó mi amigo invidente que cuando se quedó ciego agudizó otro sentido más : El olfato. Y no hay duda de que el poder y el dinero, además de ser sinónimos en el diccionario de la vida, usan un perfume muy parecido que no escapa a la sensible pituitaria de nuestra buena amiga.

Por cierto, tengo un viejo amigo químico que trabaja en un laboratorio de una conocida marca de perfumería y que, en una ocasión, me comentó: “No te puedes ni imaginar de que materias primas extraemos los principios activos que nos permiten diseñar ciertas fragancias. Concretamente, las más intensas y que luego tras un largo proceso hacemos suaves y delicadas, pero a la vez más persistentes, las extraemos de algunas materias que sometemos a un proceso de putrefacción y descomposición”.

Y... éteme aquí que, ante mí, un diccionario de sinónimos y antónimos, ideas afines y parónimos equipara los términos de putrefacción y descomposición al de corrupción.

Sin duda el poder y el dinero desprenden un “aroma” “suavizante” muy intenso y persistente... ¿Será tal vez que, como en los perfumes, tienen su origen en un proceso similar?
Visto lo visto, la verdad es que a más de uno (creo que algo así como unos 400.000... ¡o más!) se nos queda la mosca detrás de la oreja...

Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris