Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Jaque mate al interés

Francisco Arias Solis
Redacción
martes, 14 de noviembre de 2006, 23:14 h (CET)
“Buen don Guido, ya eres ido
y para siempre jamás...
Alguien dirá: ¿Qué dejaste?
Yo pregunto: ¿Qué llevaste
al mundo donde hoy estás?”


Antonio Machado.

Todos recibimos al nacer cierta cantidad de energía de adaptación, determinada por el factor genético individual. Se puede ir gastando esa riqueza durante una existencia larga, pero monótona, o bien dilapidarla pródigamente en el curso de una vida rica en experiencias. En cualquier caso, la energía está determinada y nosotros somos quienes debemos administrarla convenientemente. Teniendo en cuenta que la ausencia total de estrés es la muerte, tan angustiosa resulta la falta de estímulo como la exposición temeraria a una excesiva cantidad de ellos.

El estrés se convierte en enfermedad cuando las influencias del medio ambiente o el modo de responder del organismo son desproporcionados y hacen que el individuo perciba la situación como peligrosa o desagradable.

La persona angustiada por el estrés siente verdadero temor a perder el control de sí misma. Su reflejo somático se aparece en forma de falta de aire, sequedad de boca, taquicardia, trastornos gástricos, contracciones en la nuca, espasmos en la pierna, palpitaciones y sudoración excesiva. Pero tampoco lo pasan mejor los supercontrolados que todo se lo tragan, sufren en silencio y no exteriorizan ninguna emoción. Efectivamente el que mucho aguanta hace que su organismo reaccione produciendo excesiva cantidad de cortisona, disminuyendo las defensas inmunitarias y creciendo la predisposición a alergias, enfermedades reumáticas y depresiones.

De modo que cuando el estrés se ha convertido en enfermedad, hay que tomarlo en serio y consultar al médico.

Un tipo de vida relativamente ordenada, con sus buenas dosis de placer y tiempo libre, cuidado de las horas de sueño, trabajo apropiado, conocimiento de las propias capacidades, metas profesionales y buen humor es condición imprescindible para combatir el estrés.

Para ello hemos de adoptar las siguientes precauciones: Descubrir el nivel del estrés personal, es decir, es conocer las metas propuestas y la urgencia por alcanzarlas, y procurar que ambas no sean una imposición social. La famosa Ágatha-Crhistie , tenía de niña en su habitación una placa colgada con la siguiente frase: “Si no puedes conducir la locomotora, dedícate a engrasar los ejes”. Y no hay mejor lema para ir por la vida, o mejor dicho para vivir la vida. Y también se debe recordar que la felicidad es una meta imposible por lo menos como estado perpetuo. Tenía razón Jean Paul Sartre al afirmar: “Ser feliz es llevar adelante el propio proyecto personal sabiendo de antemano que nunca se conseguirá”.

No es posible conseguir un código que sirva para todos, pero cuando mejor conozcamos nuestra naturaleza y vivamos en armonía con las leyes biológicas, menos será nuestro estrés. No en vano, dijo el poeta: “Por no querer perder tiempo / pierdes el tiempo y el alma. / Estás perdiendo la vida / de tanto querer ganarla”.

Noticias relacionadas

Verdades que no podían contarse

La historia aparece llena de metepatas y renuncios, y allí está Villarejo para grabarla

Más medidas contra la violencia de género

Que en un par de días haya cuatro asesinatos por violencia machista indica que se debe proteger más a las mujeres y a los menores

Un PSOE perplejo al ser combatido con sus mismas armas

“Mateo 7:2 -Porque con el juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida con que midáis, se os medirá”. (Santa Biblia)

Hacerse mayor

Soy partidario de que cuando nos refiramos a las personas longevas no se le denominen viejas

Plagios y titulitis

Un autor es reconocido con un premio literario por el que verá editado su libro, hete aquí que el título coincide con un verso de otra poeta
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris