Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Cartas al director   -   Sección:   Opinión

Desastrosa gestión con el secesionismo catalán

José-Tomás Cruz, Madrid
Lectores
@DiarioSigloXXI
viernes, 25 de julio de 2014, 08:22 h (CET)
Al presidente del Gobierno no le queda más remedio que ponerse serio, dar un puñetazo en la mesa si es preciso y comenzar a tomar medidas de mayor calado que los parches que está aplicando actualmente, para continuar entreteniendo a la ciudadanía hasta la próximas elecciones generales. De lo contrario el PSOE, harto de tanta inoperancia, ausente ya Rubalcaba y con un nuevo Secretario General dispuesto a todo, intentarán pactar con otros políticos y alcanzar acuerdos. Continuar eludiendo ciertas reformas estructurales necesarias y seguir permitiendo que la corrupción siga extendiéndose, puede llevarnos a una España ingobernable. La demanda de cambios crece por días y el negarse a aceptarlo le podría suponer al Gobierno perder la mayoría en los próximos comicios.

El problema del secesionismo catalán pesa y agobia como una losa y el tiempo se agota. El cupo de desinformación y angustia que están soportando los españoles, a cuenta del independentismo catalán camina hacia su tope sin que el quietismo presidencial aporte soluciones. Tal situación está originando una desafección hacia el Gobierno que obligue a su presidente a tener que dimitir, como ya le ocurrió en la segunda legislatura al desdichado Zapatero. Nos parece perfecto que Rajoy se apoye en la Constitución para no permitir el tan cacareado referéndum a tres meses vista, nada que ver con lo que los españoles demandan, consistente en que se les explique “como” tienen previsto impedir su celebración y las medidas apropiadas para lograrlo, de forma y manera que los ciudadanos puedan dormir tranquilos.

El presidente Arturo Mas, en la prevista reunión con Rajoy, recurrirá al mantra de siempre, aduciendo que la consulta es apoyada por el 80% del Parlamento catalán, toda una falacia porque nadie puede tomar decisiones sobre algo que no le corresponde. Por su parte, la postura del Gobierno desde hace más de dos años largos continua siendo de manifiesto inmovilismo, soportando insultos y humillaciones de todo tipo. Conviene recordar que la movida que se está organizando para la “Diada” de septiembre, caldeará el ambiente hasta temperaturas altamente preocupantes, por no decir peligrosas y con el consiguiente deterioro de imagen en el extranjero, inversores, etc.

Rajoy, incomprensiblemente, está errado pensando que con las medidas que presente en septiembre a la vuelta de las merecidas y sagradas vacaciones, todo cambiará y no va a ser así. Sin duda, un buen plan de empleo, más ayudas sociales, elección de alcaldes mediante el sistema de la lista más votada y la reducción de aforados, etc. serán bien aceptadas pero no es eso lo que espera conseguir la Generalidad con su consulta del 9 de noviembre.

Vincular unas medidas de fomento para la creación de empleo con “el derecho a decidir”, es otra equivocación. Los catalanes pretenden beneficiarse de todo lo que puedan y más, pero organizado, dirigido y administrado por la Generalidad, teniendo en cuenta que a estas alturas ya no están dispuestos a rectificar un ápice en lo que afecta al mencionado referéndum, porque el ceder supondría que tanto CIU como ERC se verían obligados a retirarse de la escena política. Si Mas no consigue que prospere el proyecto independentista, será fagocitado por ERC, con lo cual su paso por la política tocaría a su fin, algo a lo que no está dispuesto aunque tenga que blindar con sus Mozos de Escuadra mesas y papeletas electorales.

En otro orden, la corte de pelotas más el consejero áulico, Arriola, dicen que le están contando a Rajoy que con las medidas antes mencionadas, saldrá por la puerta grande en las generales del 2015, y nuevamente con mayoría absoluta, lo cual, a la vista del panorama no parece muy creíble, pero….Pensar que la debilidad del PSOE va a ser eterna es una utopia y la teoría de que en la izquierda se van a destrozar entre ellos también es falsa y no sirve.

El nacionalismo catalán se ha propuesto quebrantar la unidad de España, y a este paso con la abulia de nuestro Gobierno es posible que lo logren. Evitar tal desastre está en nuestras manos, exigiendo al presidente que no dilate las soluciones a tomar hasta los primeros días de noviembre, y todo ello con la aquiescencia de aquellos partidos considerados constitucionalistas, para evitar, entre otras razones, que tras Cataluña, el problema se traslade al País Vasco y otras CC.AA. Todo es cuestión de informar adecuadamente a los ciudadanos, quienes con toda seguridad optarían por defender la unidad de España.

Las maniobras ocultas realizadas hasta el momento por el PP no han servido para nada, y si para que la sangría de votos de la formación conservadora continúe como está ocurriendo y se convierta en un mal irreparable. Para empezar, bien haría el Gobierno en suprimir las vacaciones de agosto y dedicarse a programar una estrategia contra la consulta, contemplando como impedir que los funcionarios públicos participen en su realización, censos electorales y todos aquellos engorrosos aspectos que intervienen en tan complejo asunto.

Jurídicamente, el impedimento para efectuar la mencionada consulta, no está tan claro como se nos viene contando. En el pasado marzo, el tribunal tumbó la declaración soberanista aprobada por el Parlamento catalán, argumentando que en el marco de la Constitución, una Comunidad no puede unilateralmente convocar un referéndum para decidir sobre su integración en España, sin embargo, eludió abordar las referencias de la declaración al "derecho a decidir".

Decídase don Mariano. Usted sabe que si no actúa con premura y permite que las fechas corran, todo irá a peor. Ningún ciudadano ignora que su proyecto es seguir gobernando una segunda legislatura para que no se cumpla la profecía de pasar a la historia como “Mariano el Breve”, algo que no le ocurrió ni al mismísimo Zapatero que ya es decir….
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Cuándo dejará Europa de ser un vasallo de EEUU?

El fracaso de las sanciones de EEUU a Rusia

Eso de la Cuaresma ¿va contigo?

Ahora es tiempo favorable para convertirnos y creer en el Evangelio

¿El castellano en Cataluña? ¿Quién permitió que se aboliese?

La Constitución española no necesita ser interpretada respeto a la vigencia, en todo el territorio español, de la lengua que hablan más de 500 millones de personas: el castellano.

Banalización

Si bien, en esta lucha maníquea entre movimientos que se oponen a la igualdad y sólo buscan la discordia entre los diferentes géneros, un papel clave lo juega el auge del feminismo radical. A grandes rasgos, el feminismo no es una única ideología, sino que se divide en variantes como el liberal, el socialista, el étnico y el radical. Mientras el primero defendía los derechos de las mujeres, el segundo destacaba la opresión de las mujeres de clase trabajadora y el tercero el de las mujeres pertenecientes al mundo postcolonial. Actualmente, el feminismo radical se arroga el monopolio sobre el discurso feminista, convirtiéndose en un pensamiento excluyente y etiquetando como “machista” a todas aquellas corrientes que no comparten la totalidad de sus puntos de vista. El feminismo radical culpabiliza al hombre por el mero hecho de serlo, lo feminiza en su forma de ser y lo funde bajo el signo del patriarcado. En última instancia, el fin de esta versión ultramontana del feminismo es presentar la supremacía de la mujer sobre el hombre como una supuesta y falsa igualdad. No hay que engañarse. El feminismo radical no sirve a la mujer, ni tampoco al hombre. Ha desechado como motivo de su lucha otras causas en las que también está en juego la igualdad frente a la coacción: la violencia en los matrimonios homosexuales (tanto de hombres como de mujeres), la identidad transexual, el maltrato de los niños en el seno familiar, el maltrato del hombre en el hogar, el maltrato de los discapacitados y de las personas mayores por parte de su propia familia. El feminismo radical entiende que esta violencia no existe, que es mínima y que no puede ser comparada con la sufrida por la mujer. En definitiva, el feminismo radical es la gran traición -tanto como el patriarcado- hacia el propio ser humano.

El riesgo feminista

Hace unos días el arribafirmante escribió sobre los peligros del neomachismo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris