Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'Saw 3': vivir o morir, tú decides

Pelayo López
Pelayo López
martes, 19 de diciembre de 2006, 22:23 h (CET)
Si hablamos de cine, terror no es siempre sinónimo de sangre, y sangre no siempre es igual a terror. Hay cintas que recurren al rojo simplón para buscar el miedo y cintas que sin ese color pretenden el mismo efecto. Y, aunque no lo parezca, sólo unos pocos alquimistas encuentran las dosis precisas para que el brebaje pueda ser tenido en cuenta como celuloide y no como cualquier otra cosa. Con la tercera parte de esta saga, de la que por cierto ya están en pleno proceso la cuarta y quinta entregas, nos queda claro esa diferenciación de conceptos frecuentemente confundibles, y, en otros muchos aspectos, que no es recomendable cambiar ningún elemento cuando la fórmula funciona. Y aquí lo hace. Funcionaron las dos primeras: una con la preponderancia del suspense y otra con la cesión de esa hegemonía a la hemoglobina. Por eso, en la dirección –Darren Lynn Bousman, que tomó las riendas en la anterior entrega para sustituir a James Wan-, en el reparto –Tobin Bell como “Jigsaw”, Shawnee Smith como aprendiza y Dina Meyer como policía de fugaz aparición-, y en otros muchos aspectos como el guión, la fotografía o el montaje, repiten los mismos artífices que contribuyeron al éxito de las antecesoras.

Saw empezó como cine independiente, y ahora, una vez más, a la tercera, demuestra que la independencia no está reñida con la taquilla y con la premisa comercial. El esquema sigue siendo el mismo, aunque con alguna leve variación. En esta tercera parte hay cierta autonomía, y no es siquiera necesario haber visto las dos predecesoras porque la investigación sobre los atroces juegos del asesino, eje principal del argumento de las dos anteriores, aquí deja paso -previa ejecución de aquellos que la llevaban a cabo- a una fase “semi-terminal” –lo de venideras sorpresas es otro cantar-. La historia presente se confecciona con flashbacks que tienen a su vez otros flashbacks dentro, un auténtico quebradero de cabeza en un guión no tan redondo como los anteriores pero sí igualmente eficaz, que, además, cierra un rompecabezas resolviendo enigmas anteriores y abre otro porque, al mismo tiempo, suscita futuros dilemas e interrogantes.

Este personaje, “Jigsaw”, que alardea de ser una especie de salvador, profeta o algo similar, ha pasado ya a ocupar, de manera brillante, uno de los puestos del “top ten” de la galería de asesinos en serie cinematográficos, tratando de tú a tú a otros como los mismísimos Freddy o Jason. ¡Ahí es nada!. Si en la segunda parte descubrimos que tenía una ayudante, aquí vemos que sus vidas paralelas no lo son tanto y que la desconfianza entre iguales también se lleva. De la mano de ambos pasaremos de las jeringuillas a la trituradora de cerdos, o, lo que es lo mismo, descubriremos los múltiples usos de una sesión de bricolaje casero. Saw 3, como Saw 2, ha perdido la originalidad y capacidad de sorpresa de la primeriza, y, sobre todo, en duración, porque, sinceramente, espero que las siguientes vuelvan a recuperar el dinamismo y tengan menos metros. Por el contrario, esta última entrega ha ganado en claustrofobia –apenas hay un escenario- y en unas mejores actuaciones, sin duda, debido a que algunos personajes viven más de lo esperado. La aquí doctora “Frankenstein”, Bahar Soomekh, lleva a cabo una de las operaciones más complicadas de los últimos años en la gran pantalla. Sometida a presión y con un instrumental nada propicio, evoca a otro de las fuentes de las que bebe, Hannibal Lecter. ¡Con lo ricas que estaban las raciones de sesos!... A mí ya se me han quitado las ganas, fíjense. También hay tiempo para que Angus MacFayden, se sienta por un momento Robert De Niro en Taxi Driver. Y, para el postre, Tobin Bell, alias “Jigsaw”. Ya sé que no es lo normal que un actor de este género se siente en la Gala de los Oscars y vea su rostro en la nómina de candidatos finales a la estatuilla, pero, en este caso, no creo que desafinase y, al menos para mí, me parecería justo.

Y hablando de justicia… Bueno, de la justicia “sui generis” de nuestro personaje, si tienes alguno de los remordimientos o pesadumbres que atraen a “Jigsaw”, ten cuidado, porque esto no es ninguna parodia tipo Scary Movie y tú puedes ser el próximo conejillo de indias y el siguiente en entrar a formar parte de su juego, un peón más en este juego del que ya sabemos que volveremos a oír hablar: “vivir o morir, tú decides”.

Noticias relacionadas

Netflix España prepara nueva película con Daniel Sánchez Arévalo

Se estrenará en todo el mundo en 2019

El cine fantástico monopoliza los Premios en la IV Muestra de cine y creatividad del Centro Botín

El premio del público fue para “El escarabajo al final de la calle”

Disney celebra los 90 años de Mickey Mouse con una exposición

Un artista español participa en la muestra de Nueva York

Silvia Abril y Andreu Buenafuente presentarán los 33 Premios Goya

La actriz y cómica debutará como conductora

Javier Gutierrez, galardonado en el Festival Internacional de Cortometrajes de Valencia

'Zero' se lleva dos galardones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris