Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Reflexión   VOX   Dios  

Licencia para matar

Me refiero a la Ley aprobada el día doce de febrero en el Parlamento español a la que eufemísticamente se le ha denominado “Ley para una muerte digna”
Manuel Villegas
viernes, 14 de febrero de 2020, 08:16 h (CET)

No, no me estoy refiriendo a los diversos agentes 007 que hemos contemplado en el cine y en la pequeña pantalla y que han hecho nuestras delicias en las películas de espionaje y de la Guerra Fría. Tampoco aludo a los asesinos a sueldo de las distintas mafias mundiales.


Me refiero a la Ley aprobada el día doce de febrero en el Parlamento español a la que eufemísticamente se le ha denominado “Ley para una muerte digna”, cuando en realidad es un permiso para matar.

No es esta la primera vez que los socialistas españoles promulgan leyes sobre la eliminación de una vida humana.

Ya en el mes de enero del pasado 2019 sancionaron el peor crimen que se pueda cometer contra un ser humano, el repugnante, execrable, aborrecible y despreciable aborto. Con él se elimina la vida del ser más indefenso del mundo, la del no nato, la del que no tiene posibilidad alguna para defenderse, no tiene voz, no cuenta, es una vida que se está gestando y, que, transcurrido el tiempo suficiente para ello, saldrá a la luz y será una persona humana con todos sus derechos y obligaciones y que, cumplida la edad que la Ley determina, deberá de responder ante ella de sus actos. Pero eso no se considera cuando se autoriza a privarlo de su vida.

La justificación para ello que dieron los partidarios de este asesinato, sí asesinato, es que la mujer es dueña de su cuerpo y puede hacer con él lo que quiera, esto es una falacia y una inicua negación de la verdad, pues la premisa mayor es que la criatura que se está creando dentro de su cuerpo no es parte de este, ya que posee vida propia por el milagroso acto de la procreación, es un ser independiente desde el primer momento de su concepción. Es totalmente un cuerpo distinto al de la madre.

Pero claro, este inicuo y criminal negocio proporciona pingües beneficios a la multitud de empresas que se dedican a ello, y ¡vaya Vd. A saber! los intereses creados que movieron al Gobierno a promulgar tan perversa ley.

No contentos con ello, nuestros gobernantes sociocomunistas han promulgado la ley de la que más arriba he hecho mención.

Es tan perversa como la del aborto, ya que con ella se pretende quitar de en medio, o sea, eliminar físicamente, en una palabra, matar a quien, por su edad, sufrimientos, padecimientos o hasta quien, por los gastos que ocasione, es un estorbo para esta sociedad en la que el cariño, la caridad y la ayuda a los necesitados brillan por su ausencia.

Una sociedad en la que prevalece el hedonismo, la comodidad, la evitación de problemas, y en la que predomina la eliminación de contrariedades que puedan causarnos, no ya solo malestar, sino preocupación alguna.

Po ello, bajo esta Ley subyace que hay que eliminar de la sociedad a quien estorbe. Y ¿Quién es el que sobra? El anciano, la persona que más cuidados necesita y a la que le hace falta más carillo y mimo.

No se tiene en cuenta que todo lo que conocemos y poseemos nos ha sido legado por nuestros mayores. Ciertamente la civilización ha progresado mucho en estos últimos años, cosa que no hubiese sido posible sin la herencia de lo que nos antecedieron

Pero esto no es nuevo en la Historia, ya los espartanos ponían en práctica una especie de selección natural por la que eliminaban a los recién nacidos que venían al mundo con algún defecto, arrojándolos desde el monte Taigeto al río Eurotas de aguas tan frígidas, que, si no se morían ahogados, sí fallecían por hipotermia.

Hitler es detestado hoy por todos los países civilizados como uno de los peores monstruos que haya habido en la Humanidad; repugnan sus métodos y sus prácticas para eliminación de las personas, sobre todo, los judíos, pero no solo fueron estos a los que privó de la vida en una cantidad que aterra, aproximadamente seis millones de personas; decía, cita textual: “…la guerra era el mejor método pata eliminar a los enfermos incurables”.

Las personas que sufrían retrasos mentales, discapacidades físicas o enfermedades mentales eran perseguidas para asesinarlas en el marco de lo que los nazis llamaban programa “T-4” o de “eutanasia”.

Este vocablo proviene del griego y está compuesto por eu que significa bien, bueno, buena, y tanatos que equivale a muerte, es decir que la eutanasia es una buena muerte.

Esto sociocomunistas españoles han puesto en práctica lo que el perverso Hitler ejecutaba.

En teoría, si no se tratase de acabar con la vida de una persona, estaría pasablemente bien.

A los animales cuando están sufriendo mucho, y no en todos los casos, por una enfermedad o padecimiento incurable, se recurre a un veterinario para que les prive de los tormentos que soporta proporcionándole un remedio para que deje de sufrir, es decir, que los mate.

Pero las personas, aunque seamos animales en el mayor alto grado de evolución, tenemos unas cualidades: raciocinio, capacidad de pensamiento, creación de conceptos superiores, como el arte, la filosofía, la música y un sin fin de facultades por las que no se nos puede tratar como animales y eliminarnos cuando estemos sufriendo.

¿Cuántas aberraciones no se podrán cometer al amparo de esta ley?

Abuelos, padres que estorban, enfermos precisados de constantes cuidados, herencias que se quieren recibir, mientras más pronto mejor, en una palabra, una inmensa casuística por la que con la puesta en práctica de esta ley se podrán “quitar de en medio” a todo aquél que suponga una carga para la familia o para el Estado. No olvidemos que en España hay casi ocho millones de jubilados, es decir, que superan los sesenta y cinco años, y en muchos casos los ochenta, que suponen un enorme gasto por las pensiones que reciben y que el Estado no puede hacer frente a ellas por falta de liquidez. Estamos hartos de oírlo.

¿Se pretenderá con esta ley solucionar este grave problema?

La Diputada de Vox, llena de caridad, le pidió a Dios que los perdonase, yo lo que le deseo a todos los que votaron esta ley es que se la apliquen inmisericordemente cuando les llegue su momento.

Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

¿Rechazo o acogida?

De nada sirven los derechos humanos si permanentemente los violamos

Prohibido reunirse

Esta libertad que nos dimos en el 78 está siendo atacada sin que nos demos cuenta

Palmolive

No me refiero a la marca de jabón. Se trata de hablar del final de nuestra vida en esta tierra

El tour de disculpas tardías del candidato Bloomberg

La gran mayoría de las víctimas del programa policial "detener y cachear" fueron jóvenes negros

​El gobierno de Sánchez suprime el Introductor de Embajadores con cuatro siglos de historia

​El cargo fue creado por el rey de Francia, Enrique III, en el año 1585
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris