Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Al aire libre   -   Sección:   Opinión

Entre Asia y Europa, ¡ZP!

Pascual Falces
Pascual Falces
lunes, 13 de noviembre de 2006, 23:47 h (CET)
Acerca del caos en las alturas que atraviesa España, y de fácil observación, se puede escuchar en todas las radios, y leer columnas escritas en papel, o en esta “red de redes” tan hospitalaria para editorialistas y “bloggeros” con libertad. Algo parecido ocurre con el no interrumpido escándalo, para espectadores sensibles, de cuanto sucede entre israelitas y palestinos, y, que, conduce a la obscenidad de contemplar entierros de niños a hombros y con el rostro descubierto. El “Duelo a garrotazos” que con tinte dramático pintó Francisco de Goya, se mantiene con las cachiporras en alto, y sin más interrupciones que las propias del natural cansancio de sus contrincantes.

Un sector de la Aldea, sin embargo, atrae el interés de este día. Es ese lugar que la Canción del Pirata de Espronceda define como la que tiene: “Asia a un lado, al otro Europa, y allá a su frente, Estambul”. En esta hora de confrontación entre lo que es el mundo occidental, y el de cultura islámica, Turquía es un escenario, con las candilejas encendidas, para representar el reto de cómo convivir ambas sociedades en el S. XXI. Afortunadamente no son los tiempos de Lepanto, donde la armada de la Liga Santa mandada por Juan de Austria –con el gran Andrea Doria como jefe del operativo-, se las vio al alba, un día de octubre de 1571, con las naves del almirante Alí-Bajá. El resultado es de todos conocido. Mientras el Papa San Pío V, rezaba el rosario en el balcón de sus aposentos romanos, el poderío turco otomano que representaba al Islam, fue derrotado y, en consecuencia, el Mediterráneo se convirtió en un tranquilo mar interior de Occidente. Durante siglos se ha venido realizando el comercio marítimo entre ambas orillas sin sobresaltos ni nuevas víctimas.

La Historia, aunque neciamente repetida en muchas ocasiones, ha fijado la sentencia de que “quienes la ignoran, están condenados a repetirla”. ¿Quién puede desearlo en este punto de perfeccionamiento en el arte de matar? La inmigración ha hecho que musulmanes de todo origen sean ciudadanos de pleno derecho en una Europa mucho más cohesionada que entonces. Y, por otra parte, la diplomacia internacional se despliega con pactos que promueven el desarrollo, abatiendo fronteras y creando mercados para expansión del beneficio común.

Turquía se viene reajustando para integrarse en la Unión Europea, y existe un calendario cuyas hojas caen de modo inexorable. Las distancias a salvar son grandes desde el punto de vista económico, legal, y socio-cultural. El esfuerzo por modernizarse que emprendió después de su derrota en la Segunda Guerra mundial no es suficiente, y existe un alto grado de opinión en Europa, en Francia principalmente, que se opone a esa integración. Cuando ésta se lleve a cabo, las fronteras europeas lindarán con Siria, Irán, e Iraq. Queda un laborioso camino por recorrer y con obstáculos de enorme dificultad, entre los que no es el menor la ocupación de la mitad de Chipre por el ejército turco. A todo esto, ha de añadirse la presencia de Zapatero, ¡qué les coja confesados!... Un político que ha sembrando la discordia por todo su país; capaz de confundir “la gimnasia con la magnesia” para re-escribir la historia de modo que resulte conforme a su abstrusa visión de la misma; de arrinconar leyes y policía con tal de seguir en la poltrona, y de confundirse, a ojos vista, en cuantas opiniones y posturas ha adoptado sobre temas internacionales. Todo el esfuerzo se lleva hecho no merece a este “aprendiz de brujo”. El Aprendiz, el que a todos suena, puso en funcionamiento, sin incumbirle, un artefacto que, escapado de sus manos, iba destrozando todo lo que encontraba a su alrededor. La angustia le fue creciendo más y más por no saber desactivar los mecanismos que detuvieran el invento. Las consecuencias de aquella imprudente curiosidad y la moraleja de la historia son fáciles de deducir.

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris