Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La tronera  

Juego sucio y equivocado

Jesús Salamanca
Jesús  Salamanca
lunes, 13 de noviembre de 2006, 23:47 h (CET)
El terrorismo callejero ha iniciado una nueva aventura que puede costar caro al Estado de Derecho. Nadie puede negar que se ha resucitado a una banda asesina que empezaba a dar los últimos coletazos. Es el resultado de la ignorancia y de la falta de información y asesoramiento de un partido que se preparó para afrontar una legislatura de oposición, pero nunca soñó con ser Gobierno.

Los pasos dados por el Gobierno de Rodríguez Zapatero han sido en falso. ETA y su entorno en ningún momento han demostrado intención de abandonar las armas. Y no solo no han tenido tal intención, sino que han aprovechado la opción de un Gobierno blando y desorientado para rearmarse. Estamos ante una clara contradicción, tanto del Gobierno socialista como de ETA. La pelota estaba en el alero de la banda, de los violentos y de batasuna, aunque no han sabido jugarla, lo que demuestra que la violencia, la amenaza y el chantaje es su camino. Las declaraciones del PSE son más de lo mismo, al igual que las manifestaciones de la vicepresidenta. Tengo la sensación que se ha terminado la escenificación.

Ha llegado un momento en que el Gobierno se ha acobardado, dado que nunca esperó las reacciones que la banda está teniendo. Parte de las huestes de Zapatero han pretendido negociar con la banda de Estado a Estado. Gran parte de la sociedad ha vivido engañada desde el acercamiento a ETA de 2002. Por otra parte, también las víctimas comprueban a diario el agravio comparativo, tanto en la actitud del Gobierno socialista, como en el Gobierno autonómico de Ibarretxe.

Algún juez, Otegi, Permach, el Gobierno vasco y el ejecutivo de Zapatero se han ganado a pulso la desconfianza de la población. A muchos nos gustaría saber qué es eso de las agresiones del Gobierno español a las que suele aludir Otegi. Suena a idiotez y a patetismo en boca de un bandarra de su calibre, interlocutor de Rodríguez Zapatero y ‘fantasma’ reconocido socialmente. Como también nos cuesta entender que el Gobierno vasco premie al entorno etarra y subvencione las visitas a las prisiones de los familiares etarras, mientras deniega ayudas a las víctimas del terrorismo. Ibarretxe y su ‘séquito’ deberían saber que cuando se utilizan dos varas de medir, una acaba golpeando en los dientes de quien las utiliza cuando menos se espera.

Noticias relacionadas

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana

¿Qué nos habrá ocultado Sánchez de sus pactos secretos?

Desde Bélgica creen que podrán tumbar al Estado español manejando a sus peones de la Generalitat catalán

El mundo feliz

El libro de Luisgé Martín plantea en sus páginas un enfoque virtual de la realidad humana

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris