Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Un lugar llamado desarrollo   -   Sección:   Opinión

Saltar al vacío y confiar en que todo saldrá bien

Todo viene como consecuencia del miedo
César Piqueras
@cesarpiqueras
lunes, 21 de julio de 2014, 07:32 h (CET)
Empezamos la semana, lunes, son las 6:48am, una vez más hay que empezar temprano si quiero llegar a todos mis compromisos hoy, pero no me podia olvidar de todos vosotros y quería escribir un post sobre una situación que alguna vez te habrá ocurrido, o que te puede ocurrir (espero que así sea).

¿Cuántas veces la vida te ha pedido un acto de fe?, ¿En cuantas ocasiones has sentido la sensación de había que saltar al vacío? No nos gusta sentir que algo no lo tenemos bajo control, no nos sentimos bien con la incertidumbre, y sin embargo la vida a menudo nos pone a prueba, situándonos ante el abismo y diciéndonos “vamos, salta”…

Por lo general, nos cuesta hacer actos de fe, nos cuesta confiar en que todo saldrá bien. Demasiados miedos en nuestra cabeza, demasiados hipotéticos fracasos que impiden que des ese pasito que hay entre la seguridad aparente y el vacío.

Saltar al vacío y confiar en que todo saldrá bien

Si has hecho puenting alguna vez o un deporte de riesgo sabrás a qué me refiero, nuestro cuerpo no está preparado para tirarse al vacío, no estamos programados para ello. Sin embargo todo viene como consecuencia del miedo ¿Miedo a qué?


A perder algo,
A fracasar,
Al ridículo,
A hacernos daño,
A sufrir…

Son los miedos los que te mantienen atado/a a una hipotética seguridad con la que sabes que tampoco vivirás al 100% dando lo mejor de ti mismo/a. ¿Qúe harías si no tuvieras miedo?

Saltar al vacío no es tarea fácil, no nos enseñaron a hacerlo, por eso es tan difícil. Por eso requiere de un acto de fe, de creer en ti, de que todo saldrá bien.

El problema es que has pasado algo por alto, y creo que lo has olvidado. Tú, como yo, nacimos más capaces de lo que creemos, nacimos brillando mucho más de lo que hoy brillamos, nacimos riendo y disfrutando tanto de la vida que si hoy pudiéramos volver a atrás y recobrar toda aquella felicidad nada nos frenaría para saltar a ese hipotético vacío que tenemos delante.

No es que no seas capaz, es que has olvidado que eres capaz. No es que no puedas, es que has olvidado que puedes. Quizás lo único que necesitamos es que alguien nos lo recuerde y que confíe en nosotros. Es entonces cuando saltarás al vacío y es entonces también cuando te darás cuenta de que tenías unas fabulosas alas.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Miquel Iceta, el Travolta de la rosa

Perfiles

¿Hasta dónde llega el cáncer separatista dentro de España?

No nos creamos que el proyecto del separatismo catalán se reduce a Cataluña

La difusión de Norberto Gil es bienvenida

Ya lo decía el famoso arquitecto La casa debe ser el estuche de la vida, la máquina de la felicidad

Palestina y la "banalización de la maldad" por parte de Israel

¿Hacia un régimen teocrático-militar en Israel?

España se romperá... o no

El pueblo se ha despertado. Los españoles no están dominados
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris