Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   El crisol  

El error es la guerra

Pascual Mogica
Pascual Mogica
lunes, 13 de noviembre de 2006, 07:34 h (CET)
La matanza de 18 inocentes, en su mayoría mujeres y niños, ocurrida el pasado día 8 en Beit Hanun, en el norte de la Franja de Gaza, como consecuencia de los disparos de la artillería del ejército israelí, es una acción a las que ya estamos acostumbrados. Los soldados israelitas, al igual que sus homónimos norteamericanos hacen en Iraq, disparan sobre todo lo que se mueve que no lleve el mismo uniforme que ellos. Hasta tal punto están entrenados para matar que a veces se disparan y se matan entre ellos mismos. A eso le llaman “víctimas del fuego amigo”.

Son ya más de ochocientos los niños que han caído bajo el fuego de las tropas sionistas, e indeterminado el número de mujeres. Esta “brillante” actuación del ejército judío viene a añadirse a la “excelente” formación de los soldados de Israel demostrada ante un grupo de mujeres disparando contra ellas en An Naser, también al norte de Gaza, matando a dos e hiriendo a otras quince. Todos pudimos ver en las imágenes televisivas que estas mujeres no andaban mezcladas entre los combatientes palestinos, iban en grupo pero solas, no junto a los palestinos armados como dijeron fuentes israelíes. Asesinato tras asesinato.

Ahora el primer ministro israelí Ehud Olmert, para justificar lo injustificable dice que el asesinato de esos 18 niños y mujeres en su mayoría, “no fue un ataque planeado”, se debió a “un error técnico de la artillería israelí. Lo comprobé y lo verifiqué”. Hay quien critica muy duramente a los suicidas que se atan unas cuantas bombas al cuerpo y las hacen estallar entre una multitud de personas. Estos, aunque nada justifica una matanza, se juegan su vida, pero los otros, los israelitas, crean el terror, desde la distancia, entre sus adversarios y luego lo justifican con mentiras y con “errores técnicos”.

Ya es hora de que esto se vaya acabando y de que todos nos demos cuenta de que no se puede justificar la matanza de inocentes apelando cada vez en mayor medida al error. Las guerras son el único y gran error.

Noticias relacionadas

La Gloria de Nanawa, ochenta y seis años después

Hace ochenta y seis años, un soldado de nombre e historia prohibida cambió el curso de la última guerra sudamericana

¿Qué nos habrá ocultado Sánchez de sus pactos secretos?

Desde Bélgica creen que podrán tumbar al Estado español manejando a sus peones de la Generalitat catalán

El mundo feliz

El libro de Luisgé Martín plantea en sus páginas un enfoque virtual de la realidad humana

La gran tarea

La Junta de Andalucía va a ser gobernada por el pacto que ha llevado a cabo el PP con Ciudadanos y con Vox

Navidad antigua

La Navidad actual no tiene nada que ver con la original
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris