Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Ruido de sables en Latinoamérica

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
lunes, 13 de noviembre de 2006, 07:34 h (CET)
El pasado martes los ciudadanos norteamericanos que acudieron a las urnas se decantaron por votar senadores y congresistas en su mayoría pertenecientes al partido demócrata. Los estadounidenses han mostrado de esta forma, ante las urnas, su hartazgo de la política de Bush y, por encima de todo, su rechazo a la manera de llevar la invasión de Irak y la posterior gestión de la permanencia de las fuerzas armadas americanas en aquel país. Las bolsas de plástico negro que en un incesante goteo iban llevando cadáveres a tierras de EE.UU y los miles de heridos, pese a ser ocultados a los medios de comunicación, han ido haciendo mella en una población que ha temido y teme que Irak se pueda convertir en un segundo Vietnam.

Con estos resultados el presidente Bush pese a que todavía le quedan dos años de mandato va a tener las manos más atadas ya que la mayoría demócrata tanto en el Congreso como en el Senado intentará dar un vuelco a la política republicana en relación con la invasión de Irak. Poco a poco la famosa foto de las Azores va pasando cuenta a sus tres protagonistas. En los USA alguien tenía que pagar los platos rotos de la derrota y la cabeza que ha rodado, metafóricamente, ha sido la del Secretario de Defensa Donald Rumsfeld. Su cese, pedido incluso por varios generales de la cúpula del Pentágono, no se ha hecho esperar y ya ha preparado sus maletas camino, seguramente, de la empresa privada.

Dada la afición de los militares de todos los países al secretismo nadie mejor para el cargo de jefe de la milicia norteamericana que un viejo espía. Y eso es lo que ha hecho Bush, ha nombrado como nuevo Secretario de Defensa ha Robert Gates antiguo director de la CIA. Aunque en la actualidad estaba dedicado a la vida universitaria, dirigía una universidad en Texas, los viejos hábitos no se olvidan y Gates es un viejo especialista en la guerra fría que ha trabajado largos años en la agencia de inteligencia norteamericana. Comenzó a trabajar para la CIA cuando todavía era estudiante en la Universidad de Indiana, fue miembro del Consejo de Seguridad Nacional con los republicanos Nixon y Ford y también con el presidente demócrata Carter. Ronald Reagan le nombró subdirector de la CIA y en 1991 fue ascendido a director. Durante su trabajo de espía se le relacionó con el caso “Irán-Contra” pero nunca se le pudo implicar en el desvío de fondos hacía la “contra” nicaragüense.

Y casi coincidiendo con estos cambios en la cúpula de la Defensa americana el presidente Bush ha autorizado que militares de USA vuelvan a entrenar a soldados y oficiales en 11 países de América Latina. Desde la época del “Maine” en Cuba los marines y la CIA han andado siempre de la mano en Latinoamérica. En West Point se formaron muchos de los dictadores que a lo largo del siglo XX oprimieron a sus pueblos en aquella zona del mundo, asesores de USA junto con el ejercito boliviano persiguieron y mataron al Che, prepararon la invasión de Bahía Cochinos, no fueron ajenos al golpe de Pinochet contra Allende y armaron a Edén Pastora y la “contra” frente a los sandinistas en Nicaragua.

Ahora la Administración Bush ve con malos ojos los cambios políticos que están produciéndose en algunos países al sur del Río Grande. Por si era poco el grano en el culo que supuso la victoria de Castro contra Batista enquistado años después por la llegada de Chavez al poder en Venezuela, en poco tiempo gobiernos izquierdistas han llegado al poder mediante las urnas en Ecuador y Nicaragua. La Administración Bush espera que con estos entrenamientos se forjen vínculos con los países donde vayan sus consejeros militares evitando así veleidades izquierdistas entre la población. Así que tal vez veamos pronto alejarse a los americanos de Irak pero atentos al ruido de sables en Latinoamérica, y más si se trata de países en los que su riqueza natural puede tentar a las grandes empresas. Ya sabemos que para Bush cualquier excusa es buena para invadir un país y si encima en él hay petróleo, gas o cualquier otra riqueza miel sobre hojuelas.

Noticias relacionadas

Qué explicaría la visita de Xi Jinping a Panamá

Panamá no constituye ejemplo de gran o mediana potencia

¿A quién voto en las próximas elecciones andaluzas?

Los socialistas han gobernado en Andalucía desde 1982 sin interrupción y no hemos salido del vagón de cola

Macron y Mohammed 6 en tren de alta velocidad

Mientras otros países del Magreb se resisten a la modernidad, Marruecos se suma a la carrera espacial y viaja en trenes de alta velocidad

¿Hacia un Brexit traumático?

La irrupción de fuerzas centrífugas consiguió la victoria inesperada

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris