Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Disyuntivas   -   Sección:   Opinión

Sofismas con las imágenes

Rafael Pérez Ortolá
Rafael Pérez Ortolá
lunes, 13 de noviembre de 2006, 07:34 h (CET)
Hoy no va esto ni de verdades ni de asuntos modernos; en todo caso avatares de la humanidad repetidos en su largo muestrario. Primero, por mor del diccionario de la RAE, cuando utilizo la palabra sofisma hablo de razón o argumento aparente con que se quiere defender o persuadir lo que es falso. Unas veces por mi percepción errónea de los acontecimientos, otras por que nos endilgan gran cantidad de sofismas y quizá no sepamos distinguirlos de las verdades. Por unas trapisondas u otros entuertos, ¡Qué laboriosa se presenta esa delimitación de lo auténticamente verídico!

Si en segundo término intentamos precisar la antigüedad de estas valoraciones, bastará una somera referencia a uno de sus primeros estudiosos; Platón ya trató de establecer unas precisiones sobre las diferentes imágenes utilizadas. Sobre todo plasmó la diferencia entre "Icono", pura figura dibujada en plano, y "fantasma", pura expresión de algo irreal. Dese esa referencia hasta la actualidad se han desgranado imágenes de las más variadas tendencias. Voy a tratar de acercarme a ciertas ilustraciones de lo acontecido en fechas recientes.

Los contenidos se mezclan, una parte puede ser real y otra alejarse de lo que se intenta mostrar. Si además hay voces orientativas y nos aturden con escenas casi simultáneas, la imprecisión sobrevendrá rauda. No obstante, se perciben detalles. Analicemos una escena televisiva de estos últimos días. Noticia: Primer ataque armado a los soldados españoles en el Líbano. Hecho: Se destrozó de un balazo el cristal de la garita del centinela. Reacción: Alarma general y precaución. ¿Un ataque? ¿Quién disparó? Explicación de los expertos comentaristas y/o políticos: Se trata de un "incidente". No parecen disponer de la verdadera explicación, de las causas o autores, afirman que quizá se trate de ¡Algún cazador! No les ha parecido que deba pensarse en ningún buscador de setas.

¿Cómo catalogaremos la imagen referida? No cabe duda, intentan llenarla de un candor casi beatífico, situado en área de militares, terrorismo y en zona conflictiva de postguerra. ¿Se han parado ustedes a pensar en ese cazador aislado en pleno Líbano?¿Qué cazaba, mastuerzos? Ni diplomacia ni gaitas, estamos ante una versión ridícula del suceso. Con mucha libertad de expresión de por medio, con mucho profesional, con exceso de politiquerías; pero hemos transformado a los cóndores en candores injustificables. Cruje alguna estructura de la lealtad informativa cuando hay personas exponiendo su vida.

Ahí tenemos la mar de calentito lo sucedido antes, durante y después de las recientes elecciones catalanas. Aportan ejemplos de diversa catadura, absurdos unos, lógicos otros, pero también ofrecen matices divertidos. Un buen caricaturista extraería perlas de lo acontecido, bastaría con la visión obtenida desde el público. ¿Hay imágenes de traición? ¿Como podríamos denominar al pacto por el estatuto entre Zapatero y Artur Más a espaldas del tripartito catalán de entonces? ¿Zapatero traiciona a Más actualmente?¿Traicionó Más al resto de partidos catalanes de entonces? De esos lodos, el avispado líder catalanista aparece estrellado, compungido, por la desconsideración de los demás. ¿Qué le cabía esperar? Sólo queda dibujar estrellitas en torno a su cabeza después del trompazo. "El traidor estrellado", fábula a editar.

Dejando para otros momentos una valoración más minuciosa, resurge trás estas elecciones catalanas la "democracia de las minorías". No cabe duda, estamos ante una forma política de agrupación de minorías en torno al poder. Lo del respeto a las minorías elevado al máximo nivel. ¿Qué pasará con las minorías no incluídas en ese grupo? ¿Cómo queda la mayoría en la oposición? Detalles que junto a otros se irán desgranando. Uno puede plantearse la duda de si lo políticamente correcto deba adquirir esas formas. Valoraciones aparte es lo que hay, una imagen fidedigna del entramado post-electoral, de la representación social actual. ¿Aderezos puramente políticos? ¿Desplante a la sociedad?

Necesitamos tiempo para formarnos un esquema de este muestrario, al más puro estilo kantiano; nuestros conceptos mentales, lo que pensemos, chocará con el espectáculo ofrecido y hemos de bosquejar un esquema para comprender mínimamente por donde circulamos. No será raro apreciar semejanzas con otras componendas en cualquiera de nuestras comunidades. ¿Nos pasaremos a la clave de humor? ¿Quizá la tragicomedia? Puede ocurrir que se trate de una simple barahúnda para entretenernos mientras se cuecen otras perversiones.

Da la impresión de que no conviene concretar en exceso, por que enseguida sale a relucir la pata de palo, el corazón postizo o la voz estridente. Si procedemos de esta manera nos metemos de lleno en las figuras simbólicas, por alejadas e inasibles podrán amortiguar los golpes. Aunque sea una imagen muy sobada, de tan manida llega a estar desfigurada, no obstante, constituye un último recurso aceptado. Con esos símbolos echamos mano a una reserva precaria, enfrentados como estamos a tanto despilfarro de figuras y conceptos.

¿Cuáles de estos símbolos escogeremos? ¿En qué proceso mental colgaremos cada uno de esos recursos? Si es la "patria", deberíamos comenzar desde el principio más elemental para entender el concepto. ¿Partiremos de la Patria? ¿Convendría iniciar el proceso desde los ciudadanos? Acaso estemos pensando en la "lengua", tampoco podremos esquivar las preguntas, ¿Natural? ¿Impuesta? ¿Pura? ¿Con mezclas? No se van a librar las razas, religiones o culturas; cuando en no pocas ocasiones ya ni se puede precisar lo que significan. Habrá que añorar la cercanía de las figuras, de lo contrario pecarán de inhumanas.

Así pues, ¿Optaremos por iconos simples y sencillos? Más bien estamos lanzados a las ilustraciones fantasmagóricas. ¿Jamelgos o podencos?No les suele interesar eso de abrir las discusiones, tapan fantasmas con otros nuevos. Al final de estos comentarios y parafraseando a León Felipe uno tendería a solicitar:

¡Enseñame una verdad sencilla, gran obrero!

¡Sencilla!

sin propagandas ni politiquerías

¡Que se vea desnuda!

O bien desde el más ferviente marxismo -Groucho Marx-, recordaremos la frase: "Perdóneme si les llamo caballeros pero es que no les conozco muy bien".

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris