Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Derribar estatuas

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
lunes, 13 de noviembre de 2006, 07:34 h (CET)
Las estatuas de dictadores sufren su retirada de manera acorde a la nervatura sensible del pueblo en ese momento. La retirada de las de Franco después de 30 años por motivos políticos u oportunidad ideológica nada tuvieron que ver con las del derribo de Lenin y Stalin en las revueltas de Budapest en 1956. Trágica matanza en nombre del totalitarismo sobre el pueblo oprimido. Los grados de madurez y libertad de los pueblos pueden ser medidos en las formas de quitar las estatuas de sus dirigentes a la fuerza, gobernantes no democráticos. Las mismas de Stalin y Lenin fueron descabalgadas de sus pedestales, de forma no traumática durante la perestroika. Cuentan que todavía quedan en el paisanaje urbano de las grandes ciudades rusas, sin rasgamiento de vestiduras. La mundialmente televisiva caída de la estatuta de Saddam Hussein el 9 de abril de 2003, en la plaza Fedaous de Bagdad, fue preludio de la guerra civil larvada entre sunníes, chiítas, kurdos e islamistas diversos.

Me ha llamado la atención como los cubanos de Miami esta semana han tirado a la basura un busto gigante de Fidel Castro, con condescendiente permiso de su autor. Colocado en una jaula para la observación de los cubanos exiliados, recibió finalmente este protocolario destino. Civilizado pueblo cubano en Norteamérica, lo es también en Cuba como infinidad de veces dan muestra fehaciente los disidentes en nuestra tierra. El final de Castro es próximo, y a buen seguro, que una transición pacífica al autogobierno del pueblo habita en las mentes del pueblo cubano. El derribo de estatuas es un catalizador del ánimo del presente y la entereza para afrontar el futuro. Vivir con las efigies de la historia es símbolo de madura habitación del hoy con la superación del histórico pasado. Los momentos de ruptura totalitaria miden la temperatura del pueblo. La de los cubanos, a pesar de su tropical clima, han dado siempre muestra de su templanza.

Noticias relacionadas

Gobernantes y gobernados

De la adicción a los sobornos, a la adhesión de los enfrentamientos: ¡Váyanse al destierro ya los guerrilleros!

Borrell en retirada o táctica del PSOE

Pátina de sensatez capaz de equilibrar unos nombramientos en su momento tomados como extravagancias

Plagscan desmiente a la Moncloa y R.Mª.Mateo censura la TV1

Un gobierno enfocado únicamente a conseguir mantenerse en el poder

Inexorable Fin de la Farsa del “Sahara Occidental”

En 1975 un pueblo desarmado derrotó al último aliado de Hitler y Mussolini que seguía delirando tres décadas después de la disolución del Eje

Respeto a la Presidencia del Gobierno

'Avanzamos' como eslogan de bienvenida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris