Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Cine

Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'Ficción': Amor no verbal

Gonzalo G. Velasco
Gonzalo G. Velasco
martes, 19 de diciembre de 2006, 22:23 h (CET)
Todos los fans de Lost in Translation, que son lamentablemente muchos pese a que cualquier anuncio de desodorante tiene más enjundia que dicho largometraje, deberían estar obligados por decreto ley a ver la tercera película en solitario de Cesc Gay, Ficción, para darse cuenta así de la enorme distancia cualitativa que separa a ambas obras, o lo que es lo mismo, para comprender porque aún contando historias muy similares el film de Sofía Coppola se queda en un eructo de posmodernidad artie con veleidades de trascendencia en tanto que el del director de En la Ciudad constituye, además de la propuesta autóctona de mayor calidad de la temporada, una soberbia lección de buen cine, al margen ya de nacionalidades.

El mérito es aún mayor si tenemos en cuenta que Gay obtiene este incontestable rédito artístico a partir de la más sobada de las premisas dramáticas: cineasta en crisis existencial se retira al campo y tiene un aventura. Algo así, en manos de un director menos refinado, tipo Achero Mañas, por ejemplo, sería para echarse a temblar y no parar hasta el próximo año capicúa, pues resultan evidentes los riesgos de caer en la pomposidad, el almíbar o la autocomplacencia que comporta la historia. Sin embargo, el realizador catalán se desmarca por completo de todo posible convencionalismo y aborda el relato desde un punto de vista fresco y original.

Por un lado, convierte los diálogos en un mero decorado de fondo para una función excepcionalmente narrada de silencios, miradas, tímidos movimientos y demás subtextos, (que es donde acontece en realidad lo interesante y donde Eduard Fernández aprovecha para ofrecernos otro de sus formidables interpretativos), y por otro, hace del ritmo cadencioso, lánguido, pausado, su mejor aliado, consiguiendo con ello algo a la altura de muy pocos directores: que la austeridad narrativa no sea sinónimo de sopor y que la parsimonia en la puesta en escena pase desapercibida hasta el punto de que el espectador, retrepado cómodamente en ella, se resista a su transcurso. Todo al servicio de una historia de amor de esas que no se olvidan fácilmente, sin la pátina de artificialidad cool de Lost In Translation pero con un aliento romántico muy próximo al de Los Puentes de Madison en tono más realista.

Así las cosas, lo peor que se puede decir de la película es que su director ha plasmado demasiado bien la absurda y atenazante insatisfacción que preside nuestras vidas cotidianas, y cuando esto ocurre (una vez al año, como mucho) significa que estamos ante una gran obra. No se la pierdan.

Noticias relacionadas

Netflix España prepara nueva película con Daniel Sánchez Arévalo

Se estrenará en todo el mundo en 2019

El cine fantástico monopoliza los Premios en la IV Muestra de cine y creatividad del Centro Botín

El premio del público fue para “El escarabajo al final de la calle”

Disney celebra los 90 años de Mickey Mouse con una exposición

Un artista español participa en la muestra de Nueva York

Silvia Abril y Andreu Buenafuente presentarán los 33 Premios Goya

La actriz y cómica debutará como conductora

Javier Gutierrez, galardonado en el Festival Internacional de Cortometrajes de Valencia

'Zero' se lleva dos galardones
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris