Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   La parte por el todo  

Que así sea y así se haga

Óscar Arce
Óscar Arce
domingo, 12 de noviembre de 2006, 07:17 h (CET)
Nuestras ansias por ser la cúspide de la creación nos empujan en muchas ocasiones a considerarnos los más bio, los más psico y los más sociales de todos los seres.

Cada comunidad se ha definido a sí misma como el centro de la creación y ha crecido en torno a esta idea. Todos hemos querido ser en un momento u otro los que más cerca de lo divino estamos.

Esta obsesión antropocentrista, etnocentrista, egocentrista que nos incluye entre los privilegiados que habitan la cima, sirve también de barrera que no permite al resto de los hombres acceder a lo que ser un humanos supone. Como aquellos primeros exploradores españoles que, al toparse con los nativos del nuevo continente americano, tuvieron que consultar con los representantes de la Iglesia si los seres con apariencia de hombres que les recibieron eran o no lo mismo que ellos.

Eso somos, sin duda, todos: el pueblo elegido. El pueblo hecho a imagen y semejanza de dios, cualquiera que sea éste.

No es extraño, pues, que si aquello superior está dotado de belleza o de fuerzas tan extremadamente potentes como el amor y el odio, sea el hombre quien regente este feudo social-sentimental en la tierra. Quien considere, por otra parte, que son los dioses y divinidades creaciones de los hombres y no a la inversa, no encontrarán dificultad en adaptar la afirmación anterior a sus opiniones.

Y justo cuando creemos que solamente nosotros somos capaces de distinguir lo deseable de lo abominable, lo bueno de lo malo y de sentir amor y odio, nos sorprenden noticias del mundo animal que nos atrapan por lo cerca que parecen estar de nuestro comportamiento.

Los elefantes del parque zoológico de Benidorm marginan e incluso muestran actitudes hostiles a una elefanta de reciente incorporación por no obedecer a los cánones de belleza de la especie y ser demasiado débil físicamente. También escuché que diversas críticas lamentaban el ligero sobrepeso de Scarlett Johansson en la última película de Woody Allen.

Toda la historia adorando a un dios con facultades humanas, y quizás dios tenga más de animal que de hombre y los humanos sean ellos.

Noticias relacionadas

Monumento al abuelo desconocido

Hemos visto abuelos que han sido el fiel guardián de sus nietos, horas y horas del día dedicadas a ellos, sin descanso ni pausa

120 años del arriado de la bandera española en La Habana

La ceremonia que simbolizó la renuncia de España sobre Cuba

Bersuit Vergarabat y el museo de grandes decepciones

Proyectos artísticos como Bersuit Vergarabat ayudan a transitar por este mundo aciago

Los taxistas, Ávalos (Fomento) y el control de los alquileres

“En el mejor de los casos, la consecuencia de fijar un precio máximo a un artículo determinado será provocar su escasez.” Henry Hazlitt

Foro de Davos y globalización

Es positivo que se reúnan muchos jefes de gobierno de todo el mundo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris