Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Desde la S   -   Sección:  

Dos orillas y muy distanciadas

Alfonso Sotelo
Alfonso Sotelo
sábado, 11 de noviembre de 2006, 23:45 h (CET)
Tras dos meses de competición, las trayectorias de Sevilla y Betis están tomando caminos totalmente diferentes, por no decir opuestos. No obstante, en esto del balompié dos y dos nunca son cuatro, y los resultados, el juego y el futuro hay que ponerlo en cuarentena. A pesar de esto, ambos equipos, ambas aficiones, deben tener cuidado. Como dice mi maestro Sánchez Araújo, “No eleven nada a definitivo”.

En Nervión todo está pintado de color de rosa. Los de Juande están instalados en lo más alto de la clasificación y continúan con esa racha victoriosa (quitando algunas excepciones en campos de alto nivel) que iniciaron en Eindhoven cuando conquistaron la Copa de la UEFA. Queda ya lejos ese 10 de mayo, pero para los futbolistas sevillistas parece que no ha pasado el tiempo. Decíamos aquí hace dos meses exactamente que el fichaje de Poulsen iba a darle más cohesión y fuerza al once de Juande. Perdonen la modestia, pero acertábamos. El técnico manchego ha creado un equipo fuerte, capaz de reaccionar cuando tiene un marcador en contra y con dos bandas que son verdaderos puñales. Ya daría algo Luis Aragonés porque Jesús Navas quisiese ir a la absoluta.

Pero sinceramente creo que el Sevilla no es un aspirante a la Liga. Y lo baso en que aún no tuvo ninguna crisis. Todos los equipos sufren una. Antes o después, pero la sufren. El Sevilla aún no la tuvo. Y eso hay que preverlo. Se comenta por Sevilla que va a haber movimientos en diciembre en la plantilla. Además de Chevantón, inédito durante toda la temporada, el Sevilla parece que va a reforzar su delantera. Sería una gran medida. La clave del equipo sevillista esta temporada puede estar en el banquillo. Para aspirar por la Liga o a algo grande (llámese Champions si se quiere), además de suerte hay que tener banquillo. Y ni Fernando Sales, ni Jesuli ni Kepa parecen opciones de nivel para suplir a Navas, Adriano o Kanouté en un momento dado.

Por Heliópolis todo es bien distinto. El Betis sigue instalado en esa crisis perpetua que parece que se inició cuando conquistó la Copa del Rey hace ya dos temporadas. Serra tuvo la clave. “El Betis será lo que Lopera quiera”. Y Lopera no quiso. Se instaló en la mediocridad, en el no apostar y en el vivir en una paranoia constante de notables, oposición, no me quieren y no me apoyan y el equipo lo está pagando caro. Sin Serra, ni Joaquín ni Oliveira, el equipo deambula sin rumbo por la Primera división y mucho me temo que sin destino aparente.

Jabo Irureta se ha encontrado, el pobre, en una situación complicada. Su señorío y amabilidad le han hecho ganarse el respeto de periodistas, futbolistas y aficionados, pero no se puede hacer oro con papel de plata. El irundarra no sabe ya qué hacer. Sueña con tener un recambio natural de Rivas que no sea ni Nano ni Lembo. Añora contar con un Valerón en el centro del campo, no con mirar al banquillo y ver la cara de desilusión que tiene Miguel Ángel o que, continuamente, decora el semblante de Xisco. Él puede ser un gran entrenador, una gran persona y un gran amante del ciclismo, pero intentar subir el Angliru con la ayuda de una bicicleta sin pedales, impulsada sólo por el cariño de una grada, es materialmente imposible.

La solución, creo, que no pasa ni por echar a Irureta ni por intentar fijarse más en lo que pasa en Nervión. El Sevilla pasó durante muchos años por esta misma situación y encontró la solución mirando al palco e intentando desocupar a los que lo ocupaban. Claro está que las cosas son bien distintas. Sólo hay que pensar que al mirar al palco del Ruiz de Lopera, uno sólo ve un busto de bronce y una cuchara que ocupa el asiento central. Y así, pocas soluciones puede haber para este esperpento. Un esperpento que reza a diario con no dar con su estructura en la Segunda división, pero que organiza ahora unas “elecciones” sin futuro, sin lógica y sin sentido.

Noticias relacionadas

El lado golpista del Frente Guasu

Los seguidores del cura papá Fernando Lugo acusan de golpistas a varios entes, empresas y medios con los cuales siguen vinculados

Telecinco condenada por el Tribunal Supremo por realizar publicidad encubierta

Clemente Ferrer

Empecemos a soñar con Madrid 2020

Los votantes del COI tienen un sentimiento de deuda con la candidatura española

Se acabó la Liga escocesa

Habrá que acostumbrarse a ver como el dueto Madrid-Barcelona, nuevamente, lucha por ganar la próxima Liga, mientras que los demás juegan y pelean por la “otra liga”

¿Cristiano o Messi? Y tú ¿De quién eres?

María Xosé Martínez
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris