Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   El telele   -   Sección:   Televisión y Medios

Gustos y disgustos mañaneros

Sergio Sainz

viernes, 15 de diciembre de 2006, 18:46 h (CET)
Cuánto lo siento por los enfermos y convalecientes varios, amén de la Tercera Edad patria y amas de casa sin nómina. Todos y todas deben sufrir cada mañana el mal gusto de los programadores con espacios del todo insufribles. Con unos contenidos vertederos de pasiones y barriobajismos nadie puede esperar intelectualidad ni servicio público. Ninguna cadena se salva de las tonterías propias y ajenas, porque acaban copiando unos las fórmulas de otros, lo que genera un bucle infinito o sin fin para el disgusto de los videntes mañaneros.

Ver La Primera es angustiarse de todas, todas. Primero porque un señor malas pulgas (Manuel Torreiglesias) no deja de recordarnos nuestros males y aprovechar para hacer caja con todo tipo de aparatajes del todo innecesarios pero que él vende mejor que las chinas sus rosas nocturnas. Los jubilados caen en su trampa y mientras él se hace de oro. La cosa no mejora más tarde con ese dúo trágico-cómico que conforman Inés Basteller y Manolo Policía Giménez. Juntos construyen un programa que repasa lo más negro y escabroso de la España profunda. Entre sucesos sangrientos el dúo con efecto somnífero cuela noticias de famosos de pelaje diverso. Vaya que su utilidad es del todo incuestionable, ¿cierto? En cambio los jefes del ente dejan La 2 para productos segunderos para hacer honor a la cadena y emitir películas antiguas o espacios de serie B o Z. Debieran mimar más a las minorías, que también suman.

Pasar a Antena 3 no deja de ser deprimente, más que nada porque la cadena ha tirado la toalla hasta enero con el sistema de vómito repetitivo, véase la reposición de la serie ‘Casi Perfectos’ (con ese ejecutivo todopoderoso llamado Emilio Aragón, merecedor de tantos Goya como Ana Obregón) y el ‘Buenafuente’ de la noche previa. Unos rellenos a los que las mayorías dan la espalda. Más tarde sí que les enchufan para ver al modélico y patético Jorge Fernández y su ‘Ruleta de la Suerte’, más propia de una tele local. Para el año entrante la triada en cadena planea un macroprograma que haga olvidar a la de por sí extinta María Teresa Campos. Se baraja el nombre de Susana Griso para comandar un remozado ‘Espejo Público’, del que esperan repita la fórmula de los magazines americanos donde todo y todos tienen cabida. Dudo que algo así funcione.

Aunque puedo equivocarme, como ocurrió temporadas atrás cuando pocos daban dos duros porque AR (o sea, Ana Rosa Quintana) lograra el éxito después de caer en una negrura literaria. Pues sí, hizo borrón y gemelos nuevos y planteó en Telecinco un programa de estercolero que ha permitido a Belén Esteban (merecedora al título de Culta Supina) comprarse un chaletazo de cien millones de antiguas pesetas. Sus contenidos pasan por grandes hermanos, triunfitos o sucedáneos de celebrity como el productor Capi, que ayer se dedicó a largar sobre todos los famosos con los que ha compartido hasta wc. Por mucho que concedan quince minutos al debate político, AR debiera replantearse que lo suyo no es periodismo de nivel extremo.

Esperaba algo más de ‘Las mañanas de Cuatro’ pero al final me quedo con la sensación de ver a la hermana lejana de Ana Rosa (Concha García Campoy) con un plato casi idéntico, eso sí acompañada de otros bufones. El suyo es un hijo de… cineasta. Gonzalo Miró trata de labrarse un futuro robando el puesto de trabajo a millones de licenciados y capacitados haciendo lo único que sabe, poner cara de pícaro y soltar cuatro tonterías en un tono monocorde. De vez en cuando lanza alguna pieza de zapping: innovador total. En cuanto a los contenidos no deja de ser un más de lo mismo aunque con una contención que quizá el resto no tenga. Se deja ver pero cansa si te toca una visión diaria.

Y con este panorama uno piensa que la radio es magnífica por mucho que algunos la utilicen como arma arrojadiza y politizante. Y que la verdad está en los libros. No en el de Victoria Beckham, que ayer me enteré gracias a la programación matinal que ha escrito uno. ¿Habrá pedido ayuda al negro de AR?


FICHA TÉCNICA

Canal/Horario: Todos. Franja matinal. De 10 a 14 horas.
Sí: La capacidad de búsqueda de seres anónimos capaces de aplaudir cada tontería sin sentido que los bufones circenses lanzan a cada nanosegundo.
No: La repetición continuada de los temas, personajes, decorados, colaboradores… El espectador hace zapping y acaba con la sensación de no haber variado su visión en absoluto. ¿Pero no existen los inventores de novedades? También llamados creativos televisivos… Lo dudo, no lo veo.

Noticias relacionadas

Netflix revela las primeras imágenes de la nueva y ambiciosa serie sobre naturaleza ‘Nuestro planeta’

Se estrenará en todo el mundo el 5 de abril de 2019

Sky estrena 'El descubrimiento de las brujas'

La trama gira entorno a un manuscrito hechizado, un vampiro y una bruja

Sky presenta en Sitges 'El descubrimiento de las brujas'

Estreno en España el 6 de noviembre

'La Script' salta de la radio a la televisión

El nuevo programa de cine y series se estrena en Movistar+ el jueves

La producción local protagoniza la nueva temporada de Disney Channel

Los formatos innovadores permiten ampliar la experiencia televisiva a través de las diferentes plataformas
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris