Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

Estar al loro

Francisco Arias Solís
Redacción
sábado, 11 de noviembre de 2006, 11:18 h (CET)
“Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro...
Y a veces lloro sin querer...”


Rubén Darío.

Los jóvenes españoles parecen interpretar su realización personal en términos de tener más que de ser, ya que se dejan llevar por la importancia de su imagen externa y de su apariencia física.

El fetichismo por la marca y por la moda forman parte de las obsesiones juveniles, alimentado por la persistencia de los mensajes publicitarios. Ideales, triunfo profesional, compromiso político activo han pasado a un segundo plano para los jóvenes de 15 a 30 años, ahora lo que importa son las relaciones sociales y mantener toda la parafernalia que éstas conllevan.

Según un estudio elaborado por la Fundación Santa María, en el mundo juvenil lo importante es ir a la moda y estar al “loro”, y ellos son conscientes al menos un 50 por ciento, de que ello le lleva al consumismo.

Los cambios políticos y sociales en nuestro país han supuesto, cómo no, la modificación de las conductas juveniles. Así, en los años setenta los jóvenes invertían su dinero en ocio, y de éste su actividad principal era el cine, ya que constituía la mejor ventana al mundo cultural occidental. En los últimos años la mentalidad consumista de la juventud cambia y se gasta en todo aquello que desinhibe y sostiene la relación social, como son las salas de fiesta y las discotecas. Esto nuevo gusto por las discotecas exige gastar en ropa y calzado, para que a través de la comunicación no verbal quede patente su estancia social y su identidad.

En la actualidad y a pesar de la igualdad entre el hombre y la mujer, debido a los comportamientos sociales y culturales, los gastos en discotecas y copas son superiores en los chicos que en las chicas, de hecho este es el gasto más importante para una tercera parte de los chicos y solo representa el desembolso más importante para la cuarta parte de la chicas.

El entorno rural o urbano también influye en el gasto de los jóvenes, en las discotecas de zonas rurales, en donde la procedencia familiar prima sobre la indumentaria, los jóvenes no tienen que hacer grandes desembolsos para mantener su imagen cuando van a bailar.

El mundo juvenil ha cambiado sustancialmente en los últimos años y de hecho esto se ve plasmado en sus inquietudes y preferencias. Los deseos de independencia han pasado a un último plano y tan sólo dos jóvenes de cada diez tienen como meta tener su propio espacio y abandonar la casa de los padres.

En cuanto a las pertenencias que más le gustaría poseer, el coche, la moto o la bici, dependiendo de la edad, son los favoritos de los hombres, ya no sólo como mero medio de transporte sino como un elemento de identificación y de relacionarse socialmente. Mientras, las mujeres lo que más desean es viajar.

En definitiva, la imagen y la relación con los amigos son los aspectos que priman en la vida de los jóvenes españoles y para ello es necesario e indispensable desde su perspectiva invertir en ropa, transporte y en ocio. Dentro de este torrente de la búsqueda de “la onda” juvenil, casi la mitad de los encuestados opina que esta dinámica les lleva a consumir prendas y objetos de marca. Y como dijo el poeta: “Las marcas que me rodean / son las que menos me extrañan; / la que me tiene asombrado / es la “marca” de mi alma”.

Noticias relacionadas

Sectas y partidos políticos

Los nombres, identidades, intenciones e ideologías importan

Torra y su camarilla de independentistas, desmemoriados pertinaces

“La lesión que hacemos y la que sufrimos no están pesadas en la misma escala. Aesop Fables

Debate en televisión española

Ofrezco en este artículo algunas reflexiones sobre el debate político a cuatro celebrado en el Estudio 1 de la televisión pública

Libertad de expresión

Parece lógica y fácil de entender la diferencia que hay entre rebatir una idea y vejar a una persona solo por el mero hecho de expresarla

¿Cómo se ve atrapada Mervi en los textos de Dickinson para crear esa atmósfera poética?

El libro se hace visible y comienza con una carta de una a otra mujer
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris