Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Análisis internacional   -   Sección:   Opinión

Hungría

Isaac Bigio
Isaac Bigio
jueves, 9 de noviembre de 2006, 23:41 h (CET)
A 50 años de la revolución húngara ese país ha tenido choques callejeros que han producido 170 heridos.

Mientras en América Latina la izquierda se opone al “neoliberalismo” y la derecha lo promueve, en Hungría ocurre lo opuesto. El gobierno socialista organiza despidos de empleados públicos y corte de subsidios sociales y la oposición conservadora (FIDESZ) llama a renacionalizar empresas privatizadas por los ex comunistas.

Uno de los multimillonarios más ricos de Hungría es, paradójicamente, el actual primer ministro “socialista” Ferenc Gyurcsany.

Ambos bandos reivindican la figura de Imre Nagy, quien en 1956 quiso reformar al “socialismo húngaro” sacándolo del Pacto de Varsovia. Sin embargo, Nagy murió asesinado por Moscú convencido en la superioridad de la economía planificada y del sistema comunista, mientras que tanto socialistas como conservadores hoy postulan la democracia multipartidaria y la libre empresa. Hoy, todos los partidos parlamentarios negocian una paz, mientras que los socialistas han logrado evitar divisiones.

Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris