Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Ni éstos ni aquéllos   -   Sección:   Opinión

Carod-Nocilla, empanada gubernativa

Juan Pablo Mañueco
Juan Pablo Mañueco
jueves, 9 de noviembre de 2006, 23:41 h (CET)
LÍO, CACAO, empanada y traición... ¡Montillaa! Ya tenemos lema gubernativo y enredo autonómico asegurado para los próximos años en Cataluña y un pastel relleno de problemas amargos para que se vaya untando también Zapatero todos lo que guste.

El vídeo y eslogan que creó el propio PSC para su candidato Nocilla ha resultado finalmente revelador, sólo que en realidad a quien estaban untando con Montilla era a Carod, porque viendo las luces del cordobés durante su etapa en Madrid y la personalidad que desprende, el nuevo gigante de la política catalana no será él, sino el otro perdedor de las elecciones, el gigante Carod.

A Zapatero, todo le está saliendo bien con su política de alianzas. Pacta con Mas el apuñalamiento de Maragall, y José Nocilla se entera por la prensa que va ser el candidato escogido para la traición. La noche electoral era el vivo retrato de la muerte, porque los resultados cantaban que su tirón había sido muy hacia abajo.

Pero, para demostrar que la clase política sabe interpretar los mensajes del electorado, ha decidido ser la untadura del otro perdedor, aún a costa de dejar al pairo a Zapatero, para ser nominalmente el presidente de un Gobierno catalán que, mientras dure, realmente será presidido por Carod-Nocilla.

El lío contraconstitucional que ha montado Zapatero con el Estatuto catalán se verá ahora complementado con el cacao que se nos avecina.

No hay tal “Entesa nacional pel progrés”, hay una “Untada anticonstitucional de retroceso” a la discriminación de la ciudadanía por razón de su lengua y a la desigualdad de los territorios, como rancio y casposo ideal reaccionario de estos nacional-socialismos trasnochados en todo el mundo, menos en algunas partes de España.

Y el sonriente Zapatero dando mítines por Cataluña para que otros se repartan la crema. Ya le dijo Maragall que, entre los dos, habían dejado a España como un Estado residual por Cataluña. Pero ZP no se entera: le consigue votos al candidato socialista en Cataluña, pero luego el candidato le dice que los votos él decidirá a quien se los unta.

Rodríguez es ya la residual ZurraPa de Montilla: su política de pactos aún le llevará más bajo.

Noticias relacionadas

Trampantojos esperpénticos

Quiero una democracia como la sueca, no una dictadura de izquierdas demagógicamente mal llamada democracia como la que tenemos en España

Ministra de Justicia, Garzón, un comisario, Sánchez e Iglesias

¿Pero qué pasa aquí?

¿Son útiles las religiones?

El sincretismo religioso conduce a no creer en nada

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris