Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

Un pacto natural

Pascual Mogica
Pascual Mogica
miércoles, 8 de noviembre de 2006, 23:57 h (CET)
No se ha quien ha podido sorprender el pacto entre el Partido Socialista de Cataluña, Ezquerra Republicana de Catalunya e Iniciativa per Catalunya, cuando esto se ha podido ver antes y en plena campaña electoral. Las encuestas así lo ponían claramente de manifiesto cuando adjudicaban a cada candidatura los escaños que iba a obtener. Y las encuestas acertaron. No al cien por cien, pero acertaron. Nadie, como se ha podido ver, ha obtenido mayoría suficiente para formar gobierno en solitario.

Siempre es preferible un Gobierno que aglutine a fuerzas políticas muy próximas unas a otras en lo que respecta a su tendencia social y económica que formar un Gobierno con fuerzas de la derecha y de la izquierda. Esto último, al margen de parecer un gobierno de concentración que Cataluña no necesita, produciría serias divergencias a la hora de aplicar las medidas socio-económicas que todo gobierno debe gestionar, con el consiguiente deterioro que se produciría en el seno de un gobierno de esas características.

Pero no es de esto de lo que yo quiero hablar hoy. Quiero referirme a que hay a quien le parece que esta unión de la izquierda va a ser algo así como la “bicha” y se olvida que hace cuatro días Artur Mas, ante la negativa del PSC a formar gobierno con CiU, le echaba los tejos a Carod Rovira y nadie criticó esta iniciativa. Y no olvidemos que CiU gobernó con el apoyo del PP. Eso era un pacto natural. La derecha con la derecha. Y quiero hablar también sobre lo que algunos medios de comunicación han destacado con respecto a que si este pacto de izquierdas llega a fraguar Cataluña va a tener el primer presidente no nacido en su territorio. Por lo visto se tiende a buscarle los tres pies al gato cuando se trata de los socialistas, sin embargo nadie se dio cuenta de que cuando Eduardo Zaplana, accedió a la presidencia de la Generalitat Valenciana lo estaba haciendo un individuo nacido en Cartagena (Murcia) y que además era incapaz de hilvanar una sola frase en valenciano. José María Aznar, nació en Madrid y fue presidente de Castilla León. Y no pasó nada. Nadie se rasgó las vestiduras por ello.

En cuanto a la abstención seguro, seguro que esta habría sido menor si se hubieran celebrado también en se mismo día 1 las elecciones municipales.

Ante este pacto de izquierdas, Convergencia i Unió dice que le va a retirar el apoyo a Zapatero en Madrid. Al parecer los dirigentes de CiU culpan de su situación a Zapatero cuando no hay que olvidar que en lo del Estatut el presidente del Gobierno dio todo el protagonismo a Artur Mas, en detrimento de Maragall. Si Artur Mas, no ha sabido aprovechar esa circunstancia la culpa es solo de él y de nadie más. Quiero recordar lo del compromiso de Mas, firmado ante notario y lo de adquirir la ciudadanía catalana por puntos. Cuando se acude a este tipo de tonterías los resultados nunca son buenos. La gente quiere seriedad. Rodríguez Zapatero no ha engañado a nadie. Dejó bien claro en su mitin en LLeida, en la precampaña, que daba carta blanca a Montilla para que pactara con quien considerase oportuno hacerlo. A que viene pues esta crítica.

Aquí no ha habido sorpresas, engaño, ni nada que se le parezca, quien así lo considere se esta engañando asimismo y a los demás.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris