Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Un paraíso del aborto

Valentín Abelenda Carrillo (Gerona)
Redacción
miércoles, 8 de noviembre de 2006, 23:57 h (CET)
Gracias a la televisión danesa hemos sabido que en un centro de Barcelona se recurre de forma fraudulenta y sistemática a la cláusula legal que en España autoriza abortos sin límite de tiempo de gestación, en caso de riesgo físico o mental grave para la mujer, lo que en realidad se convierte en un coladero para practicar abortos a demanda.

Y es que un reportaje de la televisión pública danesa ha puesto al descubierto las vergüenzas de lo que ya era un secreto a voces: que el turismo del aborto encuentra en España su particular paraíso.

La noticia ha sacudido muchas conciencias y corazones horrorizados al pensar en el feto de siete meses al que, con una inyección, se le causa la muerte por parada cardiaca antes de ser extraído del útero. Pero aunque el ser humano sienta un pellizco más fuerte al pensar en un no nacido de siete meses que al hacerlo en uno de menos de un mes, tan sólo se trata de gradaciones en el mismo horror. Este caso nos vuelve a demostrar que es ridículo, por arbitrario, centrar el debate del aborto en el límite temporal: o se respeta la vida, absolutamente, o no se respeta en absoluto, porque la vida humana tiene una continuidad fundamental desde la fecundación hasta el momento de la muerte natural. La noticia nos conmocionó a muchos, pero ha pasado una semana y nadie vuelve a hablar. ¿Será que la sociedad española esta inmunizada? Cuan sensibles nos mostramos por la muerte de un perro y cuan poco por la de un no nacido.

Noticias relacionadas

El día de…

Nos faltan días en el año para dedicarlos a las distintas conmemoraciones y recordatorios

Como hamsters en jaula

​Hermanos: estaréis de acuerdo conmigo de que los acontecimientos políticos están pasando a una velocidad de vértigo

La revolución del afecto como primer efecto conciliador

Nuestro agobiante desconsuelo sólo se cura con un infinito consuelo, el del amor de amar amor correspondido, pues siempre es preferible quererse que ahorcarse

¿Qué se trae P. Sánchez con Cataluña?

Se dice que hay ocasiones en la que los árboles no nos dejan ver el bosque

¿Nuestros gobernantes nos sirven o les servimos?

Buscar la justicia, la paz y la concordia no estoy seguro de que sea al principal objetivo de los gobernantes
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris