Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Sueldos Públicos Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Comunicación positiva   -   Sección:   Opinión

Una ONG en apuros

Un desliz que puede tener consecuencias
Francisco J. Caparrós
martes, 1 de julio de 2014, 06:58 h (CET)
Seamos realistas. Que Greenpeace, a la que los más pesimistas ven como un enorme y oscuro negocio, no sólo se financia de las donaciones que recibe de los particulares, es algo que a estas alturas pocos pretenderían poner en duda. Luego ignoro si esa organización cuenta, además, con la ayuda económica de los estados a los que, en cuestiones medioambientales, no duda en flagelar duramente. ¡Ojo! Tampoco lo critico, que conste, sino que lo alabo en la medida que opino que merece. Una ONG no puede comprometerse con nadie más que con aquellas causas a las que van dirigidos sus desvelos.

Es por eso que la noticia que ha salido hace unos días a la palestra informativa, acerca de la pérdida de algo menos de cuatro millones de euros en operaciones financieras, me ha dejado completamente fuera de juego. Francamente, no esperaba algo así de una organización no gubernamental como Greenpeace, abanderada como ninguna de la lucha contra la explotación incontrolada de la naturaleza provocada por la especulación financiera. Espero que esa boutade contable no le pase factura a la organización. Son muchos los que han confiado en ella hasta ahora, como para jugarse alegremente su apoyo. No en vano, la ONG fundada en Vancouver en el año 1971 cuenta para este año contable con cerca de ochenta millones de euros de presupuesto.

La cúpula que gestiona la entidad se ha apresurado a revelar los motivos que han provocado esas pérdidas millonarias, pero sus peregrinas explicaciones no han convencido a todo el mundo por igual. Para muchos, la operación financiera responsable de la debacle no deja de ser un movimiento especulativo y, como tal, forma parte del juego financiero que se traen entre manos todas aquellas grandes fortunas a las que la sostenibilidad de nuestro planeta no parece importarles un carajo.
Comentarios
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Donde le duele al nacionalismo: enseñanza e idioma.

“Lo que se les dé a los niños, los niños darán a la sociedad.” Karl A. Menninger

En las cuestas arriba…

Esta frase formaba parte del aserto de un hombre admirable por sus sentencias. Cuando hablaba “subía el pan dos reales”

¿Inmigración sin filtros? La criminalidad se instala en España

“La inmigración ilegal es la crisis de nuestro país. Es una puerta abierta para las drogas, criminales y terroristas potenciales para entrar en nuestro país. Se está agotando nuestra economía, añadiendo los costes de nuestra justicia, la salud y los sistemas educativos.” Timothy Murphy

¡Casualidades…des……des………des!, con eco

El Destino no está siendo especialmente amable

Cerdos y tirantes

Decía Pablo Iglesias en algun reunión con sus amiguetes de la kale borroka que había que “cazar fachas”
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris