Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   El crisol   -   Sección:   Opinión

¡Son increibles!

Pascual Mogica
Pascual Mogica
domingo, 5 de noviembre de 2006, 21:37 h (CET)
Hace pocos días escribía sobre el cinismo de los dirigentes del PP a lo que ahora añado que ese cinismo es capaz de acabar con la capacidad de asombro del ciudadano más inalterable.

Cuando uno lee que el Tribunal de Justicia del País Vasco (TSJPV) ha decidido admitir a trámite la denuncia y la querella presentada por el PP y por el Foro de Ermua, tiene que hacer un gran esfuerzo para no reforzar su convencimiento de que en España la Justicia, los que la representan, son, con alguna excepción, unos verdaderos impresentables.

No es posible que se obligue a los ciudadanos a acatar y comprender lo que dictan algunos jueces cuando muchos de estos actúan de modo y forma total y absolutamente incomprensible. Sabemos que la Justicia es subjetiva, pero esa subjetividad no debe llevarnos por unos derroteros que hagan que cada vez los españoles creamos menos en nuestro sistema judicial.

La denuncia del PP y la querella del Foro de Ermua, vienen dadas por la reunión que dirigentes del Partido Socialista de Euskadi mantuvieron con representantes de Batasuna el pasado mes de julio.

Aunque uno sea un tanto lego en lo que al funcionamiento del sistema judicial se refiere, uno sabe que cualquier juez o cualquier fiscal puede actuar de oficio sin que medie denuncia o querella alguna por medio. Digo esto porque cuando en 1998 personas designadas por el entonces presidente del Gobierno, José María Aznar, se entrevistaron en dos ocasiones con representantes, no de Batasuna, sino de ETA. Que yo sepa a pesar de que Aznar por aquel entonces llamaba a ETA Movimiento de Liberación Nacional Vasco, ETA era ETA y no es que estuviera ilegalizada, no, estaba declarada como banda armada terrorista con muchos crímenes a sus espaldas. ¿Por qué en aquellos momentos la Justicia no llamó a capítulo a los que se entrevistaron con ETA y abrió una investigación como está haciendo ahora?

La verdad es que la Justicia es en este país no hay por donde cogerla. ¿Cómo se atreve un juez o un fiscal a investigar, acusar y juzgar a alguien por actitudes, hechos o faltas cuando ellos, por su extraña e incomprensible forma de proceder, también son merecedores de que se les investigue para saber por qué unas veces sí y otras no?

Ya va siendo hora de que en esta país los que administran justicia no den lugar a que los ciudadanos podamos pensar, de hecho muchos ya lo pensamos, que algunos, o muchos de ellos, bailan al son que les tocan los que les han colocado en el sillón, y que se pueda llegar a situaciones como la de aquel juez expulsado de la judicatura por prevaricador, llamado Javier Gómez de Liaño.

Yo no quito razón y mucho menos legitimidad, al TSJPV. Pero considero que en aquellos encuentros de personas designadas por el Gobierno de Aznar para hablar con los etarras, y hablaron, en 1998, también actuaron al margen de la Ley si es que los representantes socialistas que se han entrevistado con miembros de Batasuna así lo han hecho, por ello en aquellos días se debió llamar al orden a los que hablaron con los etarras.

A ver si de una puñetera vez en este país los ciudadanos podemos entender las cosas de la justicia. Por que no se entiende que se haga caso a la denuncia de unos caraduras, me refiero al PP, que denuncian ante la Justicia a otro partido, al PSE, por cosas que ellos hicieron anteriormente y además mucho más graves.

Noticias relacionadas

El Satélite Mohammed 6 B levanta vuelo

La nación marroquí sigue su firme camino hacia la modernidad asimilando los avances tecnológicos del mundo

Sánchez a tumba abierta intentando darle el vuelco a España

La influencia de Pablo Iglesias y la necesidad de dar apoyo a los soberanistas, le impulsan a entrar a saco con el modelo de Estado de España

Celestina o “el Tinder” prerrenacentista

Una remozada “Celestina” resucita en la magnífica adaptación de la productora Un Pingüino

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris