Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

La hora de los pactos

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
domingo, 5 de noviembre de 2006, 21:37 h (CET)
Las elecciones celebradas en Catalunya el pasado día de Todos los Santos han aportado sorpresas para todos los partidos. Como pasa siempre las declaraciones de los líderes al conocer los resultados daban como ganadora a la democracia. Es un sonsonete que venimos escuchando elección tras elección, y más si, como en este caso, ningún partido- ni siquiera los que han aumentado sus escaños- puede considerarse con la fuerza necesaria para poner en marcha un Gobierno monocolor. Ahora comienza la época de negociaciones y pactos entre unos y otros para tratar de componer un Gobierno que atienda a las solicitudes de la ciudadanía.

A la vista de los resultado Convergencia i Unió ha aumentado su número de diputados pero sin llegar a lo esperado para poder gobernar. El PSC ha visto cómo le volaban hacía otras formaciones cinco de sus anteriores 42 escaños. Esquerra Republicana ha mantenido la llave de la formación de Gobierno pese a haber bajado dos escaños. Iniciativa es el único socio del “tripartito” que ha visto aumentar un 33% su número de escaños, pasando de nueve a doce diputados. El PP ha perdido tan sólo un escaño pese a haber recurrido al Constitucional el aprobado Estatut. Y la sorpresa la ha dado Ciutadans, una formación nueva, con escasos meses de vida, y que, para sorpresa de todos, ha conseguido tres escaños incluso tildándose de antinacionalista. Está claro que el gran perdedor ha sido el PSC que ha visto como algunos de sus votantes han ido a engrosar las filas de Iniciativa e incluso de Ciutadans. Una vez eliminada la vieja guardia catalanista del PSC Montilla no ha conseguido ilusionar a muchos votantes socialistas. Aunque los votantes catalanes, a pesar de todo, parecen haber dado una nueva oportunidad al “tripartito” a quien más de uno daba por finiquitado.

Ahora es la hora de los pactos. La misma noche de las elecciones se hablaba de la posibilidad de un pacto entre CiU y el PSC pero después de la entrevista entre Mas y Montilla ya sabemos que el segundo le ha dado calabazas al delfín de Pujol a pesar de las llamadas de éste a Moncloa para ver si se arreglaba la boda. Este es al parecer el pacto que más ilusión hacía en los pasillos de Ferraz, sede del PSOE, pero yo creo que podría suponer una debacle definitiva del PSC en Catalunya aunque el PSOE fuera mejor visto en el resto de España. Cuando escribo esta columna Artur Mas ha adelantado su reunión con Carod, prevista para el lunes, y después de hora y media de charla no ha salido fumata blanca por la chimenea. Carod sabe que tiene la llave y sigue jugando a todas las barajas. Ya sólo nos queda el “tripartito” que podría volver a escenificarse en la política catalana. Pero ahora las condiciones son diferentes, los socialistas han perdido fuerza y sus socios pueden apretarles las clavijas a la hora de pactar. En los círculos socialistas madrileños no es bien vista la imagen de un Carod como Conseller en Cap- que es el puesto que le ofrece Mas- en el “tripartito”.

Dentro de unos días sabremos si habrá Gobierno nacionalista o “tripartito”, todo dependerá de la ambición de Esquerra Republicana. Pero los políticos catalanes deberán estudiar el fenómeno de la abstención, opción que con un 44% ha sido la gran vencedora de estos comicios. Estoy convencido que, en la actualidad, las campañas no sirven para nada y que lo que acerca a los ciudadanos a las urnas es el trabajo realizado durante toda la legislatura. En este caso hemos visto cómo los políticos catalanes han estado durante tres años hablando casi únicamente de temas identitarios olvidando los grandes problemas que afectan a la ciudadanía. Quizás ha habido demasiado Estatut y muy poco de los problemas sociales, de si un “mileurista” podrá comprar una vivienda, si los ancianos están debidamente atendidos, si la sanidad atiende como se espera, si la enseñanza es eso, enseñanza, o si la emigración es un problema o es necesaria. Estos son los problemas que preocupan al ciudadano de a pie que cada día tiene más claro que el sistema democrático es de su propiedad y que los políticos tan sólo son sus usufructuarios. Si en las elecciones del próximo Mayo en Catalunya sigue la abstención en tan altos limites tendrán que cambiar la frase del Estatut que dice “Catalunya es una nación” por la de “Catalunya es una abstención”.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris