Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Paliza por llevar puesta una camiseta de Ciutadans

Mariano Estrada (Alicante)
Redacción
domingo, 5 de noviembre de 2006, 21:37 h (CET)
Hoy me siento estudiante de la Universidad Autónoma de Barcelona y me veo realmente rejuvenecido. Lo que pasa es que hay por aquí unos energúmenos (cómo se puede ser a la vez estudiante y energúmeno? ), que acaban de darme una paliza. Y me han despojado de la camiseta que llevaba con orgullo y con el nombre de Ciutadans, que significa “por encima de las dificultades” ¿Veis? No pueden con la luz, no pueden con la verdad, son unos viejos prematuros, unos pobrecillos viejos prematuros. Es cierto que me han apaleado, pero yo me siento radiante y rejuvenecido, como si corriera de nuevo ante los grises ¿Quién recuerda hoy a los grises?

Estamos recogiendo lo que se ha venido sembrando, ni más ni menos. Lo sembró Convergencia y Unión, en sus 23 años de gobierno y de pujolismo. Lo sembró ERC poniendo a ladrar a sus cachorros y a meter sustos en el cuerpo de la sociedad a la que dicen servir. Y lo ha sembrado también el PSC, con Maragall a la cabeza, que ha permitido que se hagan barbaridades y a veces ha inducido a sus jóvenes a cometerlas. Él mismo se puso en Israel una corona de espinas, entre risas y roviras. Y ahora recogemos las tempestades, claro. Y ellos aparentan inocencia y asombro. Pero es tarde. Las semillas sembradas en el Parlamento en forma de ilusión y de diputados darán pronto sus frutos. Porque son semillas inteligentes y honestas y empezarán a preguntar por el tres por ciento tragado hasta la bola por Maragall, preguntarán también por el Carmelo, tragado con toda su desgracia por los socios de cuota del Chiringuito, que es otro nombre del Oasis, otro nombre de la Catalunya identitaria y política.

Cambalache institucional, nombre de tango ¿Qué pasará cuando los flamantes diputados de este nuevo partido hablen en castellano en el Parlament de Catalunya? ¿Se hundirán los cimientos de la sociedad catalana? No, sólo se pondrá nervioso el Oasis y los cachorros nacionalistas le pegarán una paliza a ese estudiante que lleva una camiseta de Ciutadans, que quiere decir libertad de pensamiento, libertad de acción, libertad de prensa, libertad. Aunque puede que luego se arrepientan porque lo habrán dejado desnudo como la verdad, como el candidato Albert Rivera, ese joven valiente que ha puesto los puntos sobre las íes a los convergentes, a los socialistas, a los republicanos ¿Cómo? Poniéndose al lado de los que están siendo obligados a ir por donde no quieren, a hacer lo que no sienten, a amar de un modo concreto y dirigido lo que aman tal vez a su manera, a adorar a un becerro que ellos no quieren adorar, que es el de la identidad nacional catalana de occidente. Mare de Déu, Andreu.

Hoy me siento estudiante y me duelen las entretelas de los palos que me han dado en el costillar. Pero ¿sabéis lo que os digo? Pues os digo que me han dolido muy poco, porque me ha defendido muy bien la impoluta camiseta que llevaba, ésa que pone Ciutadans y que, por ser aún virgen, los nacionalistas han decidido despojar de la inocencia, es decir, violarla con sus atributos territoriales de macho que va marcando la zona. Porque no soportan su vista, porque es ella la que les recuerda lo intolerantes y brutos que son. En realidad son unos pobres cavernícolas que se han hecho viejos a deshora, sin haber sido jóvenes jamás. No soportan su decadencia y quieren destruir la juventud y la ilusión de quienes somos la savia de un árbol recientemente plantado. Desnudo, para más señas de identidad. Y vigoroso. Y ya imposible de destruir.

Noticias relacionadas

Donde se habla de encuestas sorpresivas y de otros temas

“Todo el estudio de los políticos se emplea en cubrirle el rostro a la mentira para que parezca verdad, disimulando el engaño y disfrazando los designios.” Diego de Saavedra Fajardo

Wittgenstein

​Una de las afirmaciones hechas por las personas que apoyaron la "I Carrera contra el suicidio" se refería a que quieren que este tipo de muerte deje de ser un tabú y que pase a ser estudiado con detalle para poder evitar fallecimientos por esta causa.

Cada día se suicidan diez personas en España

Carrera a favor de la prevención de las muertes por suicidio

Depredadores sexuales

Las mujeres siempre encontrarán en su camino felinos agazapados dispuestos a destruirlas en sus garras sedientas de sexo

Bélgica, condenada por vulnerar derechos humanos

A. Sanz, Lleida
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris