Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
15º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Carta al director  

La ignorancia y el cinismo

Antonio García-Palao
Redacción
domingo, 5 de noviembre de 2006, 21:37 h (CET)
La ignorancia tiene cura, el cinismo no. La ignorancia es compatible con la humildad, el cinismo no. La ignorancia es aceptable como punto de partida hacia el conocimiento, el cinismo no. La ignorancia puede ser eximente de culpa, el cinismo es prueba de delito. La ignorancia es alumna de la maestría, el cinismo de la mentira. La ignorancia es imprudente, el cinismo es destructivo. La ignorancia no ofende, el cinismo corroe.

No nos referimos aquí a los cínicos griegos (kínicos) representados por Antístenes y Diógenes que pretendían lograr la felicidad desde la sabiduría y la ascesis. Todo lo contrario. Nos referimos a los cínicos del oprobio, a los hijos de la desvergüenza y la impudicia, cuya larga tradición les ha hecho merecedores de esta deshonrosa acepción en el diccionario.

Decir que "si no existiese la lidia el toro desaparecería como especie" es de esta clase de cínicos. Maltratar a un animal con la excusa de protegerlo de su extinción es de sádicos. El cínico afirma que el asesinato es aceptable para que las víctimas tengan derecho a serlo. Es un insulto a la inteligencia, aunque no ofende el que quiere sino el que puede. Cuando es necesario proteger a una especie de su extinción se hace, pero con respeto, justicia, rigor, protocolo científico y con amor. Sobre todo si ha sido provocada por la mano del hombre. Otra cosa muy distinta es disfrutar con el sufrimiento ajeno queriendo hacerse pasar por su desinteresado salvador. Esto es propio del secuestrador, del impostor, del depredador más cobarde y del depravado. Su víctima preferida el débil y el inocente.

Estos cínicos sonríen siempre ante la esclavitud, la opresión, el acoso y el privilegio propio. Se alegran con el mal ajeno. Siembran en la ignorancia y aran con la demagogia. Este cinismo es veneno procaz para el incauto y el ignorante. Su antídoto... la virtud, la verdad, la precaución y el conocimiento.

Noticias relacionadas

Procesos electorales

Resulta bochornoso que todavía se cobren ciertos sueldos cuando hay pobreza, miseria y hambre física

Conversaciones de autobús

El pulso de la actualidad en el recorrido de la línea 79

Cuestiones que nos interpelan

“El signo más auténtico y verdadero de espíritu humanístico es la serenidad constante”.

​El equilibrio

El escuchar a los demás y la apertura a los nuevos aires, harán de bastón que nos permita seguir conviviendo con la humanidad

Recuerda: Nada nos pertenece, todo es prestado

​La naturaleza en su conjunto y la humanidad misma, viven en el día con día los embates de la voracidad
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris