Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Crítica de cine   -   Sección:   Cine

'La matanza de Texas: el comienzo'

Gonzalo G. Velasco
Gonzalo G. Velasco
martes, 19 de diciembre de 2006, 22:23 h (CET)
La semana pasada se estrenaba en nuestro país Ellos, una modesta película de terror francesa, dirigida por David Moreau y Xavier Palud, que fundamentaba todo su potencial perturbador sobre el mismo postulado que la mayoría de películas de serie B producidas en los años 40 por Val Lewton: mantener en fuera del campo la amenaza. Jonathan Liebesman, el director de esta precuela de La Matanza de Texas (Tobe Hopper, 1974), opta justo por todo lo contrario, y no escatima casquería, violencia e hiperrealismo, para mantener al espectador sumido en un clima exasperante de pesadilla fuera de control.

Las escenas truculentas de La Matanza de Texas: el Comienzo, se deleitan en su retrato del dolor y los higadillos, sobrepasando en muchas ocasiones los límites impuestos por las normas no escritas del gore mainstream, que salvo excepciones, sobre todo procedentes de Alemania y Japón, sólo se ha permitido tradicionalmente aproximaciones al salvajismo tan pasadas de rosca como la de Liebesmann desde una perspectiva más bien cómica (Braindead: Tu madre se ha Comido a mi Perro, de Peter Jackson, tal vez sea el mejor ejemplo). Al menos, hasta hace un par de años, pues en ese momento cineastas como Alexandre Aja (Alta Tension, Las Colinas Tienen Ojos), Rob Zombie (La casa de los 1000 cadáveres, Los Renegados del Diablo) o Marcus Nispel (La Matanza de Texas 2004, precursora estética del film que nos ocupa), decidieron retomar la tradición sucia y realista del terror setentero con la sana (o insana) intención de aplicarle un tratamiento visual más acorde con los nuevos tiempos.

En este sentido, la última entrega de La Matanza de Texas hace gala de una puesta en escena tan sobrecogedora en sus puntos de partida conceptuales como refinada en términos de imagen. La fotografía, la ambientación, y los movimientos de cámara no tienen nada que envidiar a los videoclips más lujosos, sólo que en lugar de filmar a vocalistas desgreñados en éxtasis vocinglero o bailarinas turgentes, Liebesman se centra en lo desagradable. Este enfoque podría tener su interés si lo que se nos contara fuera mínimamente original, esto es, si la intención de profundizar en el pasado de Leatherface no obviara por completo su psicología, pero mucho me temo que a estas alturas, todos estamos ya algo cansados de ver cómo un grupo de adolescentes guapetones sucumben a las atrocidades del psicópata de turno, por muy bien rodadas que estas estén.

Así pues, tras el visionado de la película uno se queda con la sensación de que toda la pirotecnia sanguinolenta del metraje no es más que una cortina de humo para ocultar su vaciedad de fondo. Y eso, de manera paradójica, termina acercando a La Matanza de Texas: el Comienzo, más a las franquicias de body-counts de los ochenta (Viernes Trece y derivados), que a los sustanciosos hits gore de los setenta que toma como referencia. Teniendo en cuenta tamaño desaguisado teórico, todo depende de lo que uno prefiera y, en especial, de lo que su estómago le permita digerir.

Noticias relacionadas

La Muestra de Cine de Lanzarote anuncia la programación de su octava edición

Seis de las siete películas de “Sección Oficial” competirán por el Premio del Jurado, dotado de 2.500 euros

España, país invitado del X Festival Internacional de Cine de Cali

El FICCALI abrirá con la proyección de Cría cuervos de Carlos Saura

Llega la 15ª edición del Festival de Cine y Derechos Humanos de Barcelona

Con más de 100 films comprometidos con los derechos humanos universales

El Festival Internacional de Cine de Cali celebra su décima Edición

El Festival trae una fuerte programación académica en el Encuentro de Investigadores

Lo que ‘Coco’ nos enseñó del Día de los Muertos

Así son los escenarios de México que inspiraron la película ‘Coco’
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris