Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Akelarre   -   Sección:   Opinión

Ganó Zapatero en Catalunya

Rafa García
Rafa García
@rafagarciak
domingo, 5 de noviembre de 2006, 04:20 h (CET)
No tengo ninguna duda de que Convergencia i Unió ha sido la gran triunfadora de las elecciones catalanas, y en justicia, creo que le corresponde gobernar. Pero sus posibilidades de hacerse con el poder pasan casi exclusivamente por la creación un Gobierno nacionalista con ERC, porque ni el PP dispone del número suficiente de diputados para blindar a Mas, ni éste puede echarse ahora en manos de Piqué, después del numerito del notario. Por lo tanto, o los convergentes se entienden con ERC, o probablemente estarán de nuevo en la oposición, porque lo del pacto con el PSC, a fecha de hoy, no lo veo. Digo a fecha de hoy, porque soy consciente de que a Zapatero le vendría muy bien ese matrimonio de conveniencias.

La papeleta no es fácil para Mas, que tendrá que optar casi con toda seguridad entre la oposición, o la radicalidad que a buen seguro encarnará el partido de Carod Rovira. El candidato a president por Convergencia i Unió ha criticado en no pocas ocasiones, y con razón, las excentricidades y falta de sentido institucional del que han hecho gala los dirigentes de Esquerra Republicana de Catalunya durante los últimos tres años. Si ahora firma un pacto con esta formación, el halo de seriedad del que se ha querido revestir Artur Mas ante la opinión pública, puede quedar en entredicho.

Y lo que son las cosas, habiendo perdido con nitidez, José Montilla podría arrebatarle el Gobierno de la Generalitat al candidato de la derecha nacionalista. La llave, nuevamente, la tiene Carod Rovira.
Los catalanes han hablado, y han dictado sentencia. El gran damnificado, no es otro que el PSC, partido que ahora se lame las heridas provocadas por el tripartito. Las excentricidades de Maragall, y el gusto de Carod por tensar la cuerda hasta límites insospechados, han acabado por pasar factura a los socialistas. Entre los que no han votado, y los que se han decantado por Ciutadans de Catalunya, las expectativas socialistas de voto han quedado seriamente perjudicadas.

Y lo que ahora se impone es un análisis sereno de la situación creada. ¿Cómo es posible que con unos pocos meses de vida, el partido creado por el cómico Albert Boadella haya experimentado tamaño avance? ¿Qué ocurrirá si ERC sigue tensando la cuerda; incrementará en el futuro Ciutadans de Catalunya su número de escaños?

Reitero que se impone la reflexión, porque todos los partidos clásicos han perdido, todos. Convergencia i Unió, porque aún ganando, lo tiene muy complicado para gobernar; el PSC por razones obvias; ERC le ha visto las orejas al lobo, y ha comprobado que si sigue desbarrando puede emerger en Catalunya con fuerza el voto españolista; Iniciativa per Catalunya-Els Verds, porque aún ganando escaños, pueden salir del Govern; y el PP, porque ha visto como le robaba su discurso la formación impulsada por Boadella.

Sin embargo, el único que creo que no ha perdido es Zapatero. Montilla habla de hacer un tripartito en otras condiciones, es decir, con más gestión y menos nacionalismo. Si fragua ese Gobierno, y las dotes de buen gestor del candidato del PSC afloran, el presidente Zapatero, ya sin Maragall, podrá vivir más tranquilo. Además, Duran i Lleida podría conspirar para cumplir su viejo anhelo de ser ministro. Si lo que se materializa es la sociovergencia, el secretario general del PSOE se convertiría directamente en el rey del mambo, y si por una de aquellas, se forma un bipartito nacionalista, con el PSC en la oposición, los socialistas pasarían directamente a ser el contrapunto a esa Generalitat monocolor, con lo que se estrecharía aún más el espacio del PP.

Por lo tanto, reitero, se impone la reflexión, pero creo que, de todas, todas, el ganador de estas elecciones no reside en Catalunya, sino en el Palacio de la Moncloa.

Noticias relacionadas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana

Trapisondas políticas, separatismo, comunismo bolivariano

Una mayoría ciudadana irritada

Prejuicios contra las personas

Es una malévola tendencia, favorecemos los prejuicios y protestamos contra sus penosas consecuencias
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris