Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Narbona propone

Jesús D. Mez Madrid (Gerona)
Redacción
sábado, 4 de noviembre de 2006, 13:06 h (CET)
La recuperación del Plan Hidrológico Nacional resultaría imprescindible no solo para abastecer de agua a todos los que la necesitan sino para racionalizar su consumo. En años de sequía, además, esa misma política de trasvases remunerados constituye un incentivo para que todos ahorren agua: los que la venden, para tener ingresos por ella; los que la adquieren, para que un bien que se encarece con su escasez no suponga un coste inasumible. Y, en situaciones extremas, por supuesto, siempre están las restricciones.

Narbona, en cambio, insiste en sostenella y no enmendalla, por el contrario, ahora propone un sistema de penalizaciones que no tiene en cuenta la realidad del consumo de agua ni sus necesidades. La ministra de Medio Ambiente pretende que se imponga una penalización económica a los individuos que consuman más de 60 litros de agua diarios, lo que supone un serio deterioro de la calidad de vida. Si se tiene en cuenta que en una ducha diaria se emplean más de 40 litros, que hay que beber, cocinar, lavar los platos y la ropa, limpiar los hogares, utilizar los inodoros, etc. ¿Cómo es posible que una persona pueda consumir al día menos de 60 litros cuando, en la actualidad, estamos empleando para todas estas cosas de nuestra vida diaria más de 170 litros? ¿Debe dejar de lavarse, de cocinar, de fregar, etc.? Según la propuesta de Narbona, parece que estamos condenados a ello.

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris