Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Cabreo mayúsculo

Miguel Rivilla (Madrid)
Redacción
sábado, 4 de noviembre de 2006, 13:06 h (CET)
Por favor, que nadie se enfade por el título. Lo he consultado con el DRAE y es un vocablo perfectamente admitido en nuestra lengua por la autoridad correspondiente y de los más usados en el lenguaje coloquial del pueblo llano.

Pues sí. Con él aludo y me refiero al que públicamente ha demostrado un académico de la Real Academia Española, el ilustre don Francisco Nieva, colaborador habitual de La Razón, al escribir un vitriolo artículo (2/11) titulado “Me voy de Picasso”.

La verdad, no acaba de entender el atónito lector, qué le habrá podido ocurrir al buen letrado. Si será que ha tenido una mala noche en vela, si será un afán desmedido de llamar la atención o porque le haya picado, en realidad, una mosca o lo que sea, llamada Picasso. Lo cierto es, que nuestro ínclito académico, por lo normal ecuánime, ponderado y comedido, se ha despachado a su gusto, desfogándose hasta la extenuación, contra el pintor malagueño. Me atrevo a decir que es un artículo antológico del desprecio más absoluto, sin concesiones y del cabreo mayor –monumental- que en mi vida he leído.

No entro ni salgo en su estado anímico. Lo único que le quisiera contestar es que no necesitaba al marcharse de Picasso, soltar su lengua escribiendo:”Reniego tanto de Dios como de Picasso”. ¡Sosiéguese, señor Nieva! Un poco de tila, que se ha pasado usted 5 o 6 pueblos al irse de Picasso.

Noticias relacionadas

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños

La dictadura de Amazon

Nueva York y Virginia serás las dos ubicaciones de la sede

De idiotikos y politikois

En la antigua Grecia los asuntos de Estado concernían a todos los habitantes de la “polis”

La vieja heroína del barrio

La Policía da la alarma, y varias instituciones que combaten la drogadicción y asociaciones vecinales lo corroboran: la heroína ha llegado de nuevo a los barrios

Marx y los vacíos por colmar

El marxismo-leninismo malogró, y continúa haciéndolo, todo cuanto de acertado propusiera Marx
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris