Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Padres e hijos que escupen al cerebro

José Luis Palomera
Redacción
sábado, 4 de noviembre de 2006, 13:06 h (CET)
Todo lo creado por el hombre no tiene vida. Lo creado por la pareja, hoy se está muriendo, este es el destino que nos aguarda, creaciones sin almas que matan y seres sin sentimientos que asesinan.

La paliza de un mocoso malcriado “asesinado” por sus propios padres, a un maestro es el escenario de algo que por obvio se va haciendo realidad a pasos agigantados.

En cuanto a los maestros han de dejar bien claro ante los padres y el gobierno que su trabajo es enseñar, la educación y civilización de los hijos corresponde a sus padres.

Hay un eslabón clave de nuestra existencia que en apenas unas décadas se ha perdido me da que para siempre. Para nuestra desgracia, su pérdida representa una recién humanidad muerta de todo sentimiento, estoy hablado del eslabón de los seres humanos como progenitores, que en nada tiene que ver, absolutamente en nada, con ser padres.

Padres también son ciertos animales que cuando advierten que sus crías han sido manoseadas por otros, no dudan en comérselas.

Por muy parricida que parezca el drama animal, al menos éstos, se las comen, no las proyectan hacía la sociedad para desgracia de ésta.

La creación de parias, por parte de los padres sin ninguna responsabilidad , desprovistos de todo ambiente familiar, es el problema, el grave problema que nos extinguirá, lo vengo diciendo años.

La familia, de la educación y el orden de las cosas, derechos y obligaciones, bajo excepciones, pasa a dar paso a la aglomeración de sujetos, enseñados por la sociedad que a la vez sus padres crean. Sociedad sin enseñanzas, donde la obediencia, el amor, el respeto y la educación son carrozas del pasado.

Perdida la idea de la familia, ya no queda más que copular para gozar y si engendramos, que sea la sociedad en todo caso quien se haga cargo del nuevo ser vivo. Dramática e intolerable, circunstancia que promueve camadas, que no familias, donde cada uno hace y deshace a su antojo.

Los padres, imperiosa e inexcusablemente, han de saber que si engendran vida humana, ya que nadie se lo solicitó, adquieren el mayor compromiso de todo ser vivo, no sólo con ellos mismos, incluso con la humanidad.

El recién ser, nace neutral de toda condición humana. La sociedad actual, las necesidades de trabajo, fanatismos históricos y demás infanticidios de los Homos idiotas impiden que los hijos reciban la educación básica, para formar parte de la sociedad.

Estos supuestos seres, en el momento que caen en manos de los hábitos sociales, en su mayoría se pierden como personas humanas... Aquí quería llegar, para darnos cuenta del enorme problema que tenemos en la actualidad: hace unas décadas si el niño, es mi caso, aprendía de la sociedad por los motivos familiares que fueran, obtenía unos valores incluso mayores que en la propia familia, ya que la sociedad lógicamente la formaban las familias de entonces.

Hoy existen dos grandes problemas: uno, que una buena parte de la sociedad ya no son familias, son camadas, por lo tanto la sociedad la componen millones de camadas. Y dos, en cuanto a los hábitos de la sociedad, es decir y sin exagerar auténticos cólicos nefríticos de inmundicia.

Me explico: ¿Cuántas series o películas se ven hoy donde se enseñen a los jóvenes todas las grandes virtudes que predicaba la familia?...

Cero o ninguna, todas son series donde los hijos mandan más que los padres, no existe más valor que los intereses individuales de cada miembro, estos jóvenes cuando están con sus amigos les llaman cobardes o hijos de putas y predican las ganas que tienen de marcharse de casa porque no aguantan las caras estúpidas de sus padres.

¿No se dan cuenta de que toda película o serie que quiera venderse, ha de tener sexo, violaciones, madres lesbianas padres podridos, y otras borracheras de improperios verbales que hended los tímpanos de los muertos?

¿No se dan cuenta que estamos matando el futuro de la Tierra?
¿Qué me dicen de los reality show donde los jóvenes se harta de estupideces entre la bazofia de frases gestos y diálogos más propios de una piara de cerdos muy cerdos?

¿No se da cuenta el altísimo príncipe de España, que premiar a un señor que predica lo lascivo, la violación, la estupidez mental, la blasfemia, es premiar al “verdugo” de nuestros hijos?

Aunque supongo y supongo bien, que toda la culpa la tienen ustedes, padres de camadas, sí, ustedes, y si quieren les recuerdo la película, que muchísimos de ustedes aplaudieron a rabiar cuando se estrenó, estoy hablando de “Átame”, donde una muchacha es atada a la cama para deleite de babosos, ante la criminalidad del arte y la dignidad de la mujer.

Ustedes escupen el derecho a tener cerebro.

No sigo, con Volver y revolver, los tacones ya me suenan lejanos.

¿Reflexionen?

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris