Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Utopías espaciales

María José Navarro
Vida Universal
sábado, 4 de noviembre de 2006, 13:06 h (CET)
Cuando en los medios de comunicación se habla de que en el año 2050 necesitaremos esquilmar otro planeta, lo que están haciendo realmente es alimentar falsas esperanzas y soñar con utopías. Sin embargo tácitamente por lo menos reconocen que éste ha llegado a su fin. Es al fin y al cabo lo que tantos grupos ecologistas vienen denunciando desde hace años, que los recursos del planeta son limitados y si no se reponen, nos quedamos sin nada, ¿y ahora que?

Al parecer solo algunos países latinos tienen un modelo de desarrollo en el que se detraen recursos a un ritmo al que la Tierra tiene capacidad para reponerlos. Por supuesto Europa gasta demasiados recursos y África está sumida en la pobreza.

Bajemos de las nubes y veamos que hay que ser razonable, tener conciencia de que éste es nuestro planeta y que lo hemos herido de muerte y solo nosotros, cada uno de nosotros en particular y todos a una somos los que tenemos que cambiar nuestra actitud hacia él, y no tener falsas ilusiones de que tenemos que buscar otro planeta, porque sabemos que eso no es posible, ya que el tiempo de vida no se corresponde a los cientos, miles y años luz que necesitaríamos para alcanzar planetas lejanos.

Podemos empezar ayudando y respetando a los animales que sufren inimaginablemente por nuestra culpa. Dejar de sobreexplotar los bosques que son los pulmones del planeta. Dejar de arrojar tanta basura y desechos a los mares y ríos. Eliminar los vertidos a la atmósfera que al fin y al cabo es el aire que respiramos nosotros y el resto de seres vivos del planeta. Eliminar los residuos que dejamos en el espacio como basura estelar. Reciclar más. Aprovechar las energías limpias y gratis que nos ofrece la naturaleza y que no contaminan, como son el sol y el viento, intentar reducir las diferencias económicas entre el primer y el tercer mundo etc.

Ahora el ser humano que se coloca por encima de Dios, se cree capaz de poder tomar otro planeta para hacerle lo mismo que a la Madre Tierra, este maravilloso planeta que nos ha alimentado y mantenido fielmente. La Tierra, el planeta donante, al que hemos extraído y robado sin reparo todo lo que contenía, ahora no nos sirve. Antes de reparar el daño hecho, el abusador ser humano busca otra planeta-victima para desangrar.

Parece ser que el Ser humano ha olvidado la poderosa Ley universal de causa y efecto, lo que es lo mismo, la Ley de siembra y cosecha. Una Ley inmutable, justa y valida para todos. ¿Nos extraña acaso que el planeta Tierra se rebele y que lleguen hasta nosotros tantas catástrofes, inundaciones, volcanes, tsunamis, terremotos, riadas y desgracias como nunca antes hubo? ¿o no será más bien que las causas creadas se van haciendo realidad en forma de efectos?

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris