Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Utopías espaciales

María José Navarro
Vida Universal
sábado, 4 de noviembre de 2006, 13:06 h (CET)
Cuando en los medios de comunicación se habla de que en el año 2050 necesitaremos esquilmar otro planeta, lo que están haciendo realmente es alimentar falsas esperanzas y soñar con utopías. Sin embargo tácitamente por lo menos reconocen que éste ha llegado a su fin. Es al fin y al cabo lo que tantos grupos ecologistas vienen denunciando desde hace años, que los recursos del planeta son limitados y si no se reponen, nos quedamos sin nada, ¿y ahora que?

Al parecer solo algunos países latinos tienen un modelo de desarrollo en el que se detraen recursos a un ritmo al que la Tierra tiene capacidad para reponerlos. Por supuesto Europa gasta demasiados recursos y África está sumida en la pobreza.

Bajemos de las nubes y veamos que hay que ser razonable, tener conciencia de que éste es nuestro planeta y que lo hemos herido de muerte y solo nosotros, cada uno de nosotros en particular y todos a una somos los que tenemos que cambiar nuestra actitud hacia él, y no tener falsas ilusiones de que tenemos que buscar otro planeta, porque sabemos que eso no es posible, ya que el tiempo de vida no se corresponde a los cientos, miles y años luz que necesitaríamos para alcanzar planetas lejanos.

Podemos empezar ayudando y respetando a los animales que sufren inimaginablemente por nuestra culpa. Dejar de sobreexplotar los bosques que son los pulmones del planeta. Dejar de arrojar tanta basura y desechos a los mares y ríos. Eliminar los vertidos a la atmósfera que al fin y al cabo es el aire que respiramos nosotros y el resto de seres vivos del planeta. Eliminar los residuos que dejamos en el espacio como basura estelar. Reciclar más. Aprovechar las energías limpias y gratis que nos ofrece la naturaleza y que no contaminan, como son el sol y el viento, intentar reducir las diferencias económicas entre el primer y el tercer mundo etc.

Ahora el ser humano que se coloca por encima de Dios, se cree capaz de poder tomar otro planeta para hacerle lo mismo que a la Madre Tierra, este maravilloso planeta que nos ha alimentado y mantenido fielmente. La Tierra, el planeta donante, al que hemos extraído y robado sin reparo todo lo que contenía, ahora no nos sirve. Antes de reparar el daño hecho, el abusador ser humano busca otra planeta-victima para desangrar.

Parece ser que el Ser humano ha olvidado la poderosa Ley universal de causa y efecto, lo que es lo mismo, la Ley de siembra y cosecha. Una Ley inmutable, justa y valida para todos. ¿Nos extraña acaso que el planeta Tierra se rebele y que lleguen hasta nosotros tantas catástrofes, inundaciones, volcanes, tsunamis, terremotos, riadas y desgracias como nunca antes hubo? ¿o no será más bien que las causas creadas se van haciendo realidad en forma de efectos?

Noticias relacionadas

Interior del Ministro de Interior

​Desayuno de Europa Press con el ministro de Interior Grande-Marlaska en el hotel Hesperia de Madrid. Llegué con adelanto y atendí el WhatsApp: “¡Vaya espectáculo!.

El acto del reconocimiento de gobiernos

Las principales doctrinas sobre reconocimiento de gobiernos

Alcoa y el abandono de Asturias

El presente y el futuro industrial y económico de Asturias están en el aire

Hacia la caverna

El oscurantismo sigue siendo demasiado moderno

Equidistancia

Entender la vida como una confrontación permanente es algo terrible. Supone enfrentarse a cada una de las facetas de la realidad con un pensamiento dicotómico
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris