Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil

Opinión

Etiquetas:   Carta al director   -   Sección:   Opinión

Hagiografía Calderina

José Carlos Navarro (Mérida)
Redacción
viernes, 3 de noviembre de 2006, 00:06 h (CET)
Fiel en los tiempos de diputado opositor y leal ministro, Jesús Caldera alaba y santifica laicamente a su presidente. Despreocupado por ser el primero que su paso como ministro qhace que un tema como la inmigración pase del séptimo al primer puesto de las preocupaciones de los españoles, dice el presidente de Zapatero antepone el interés general a cualquier otra consideración. Confía en él como deberían hacerlo los españoles, sin reservas, ya que su búsqueda del interés general es alcanzar la paz por encima de cualquier otra cosa. Maravillosas palabras Agustín el Santo de Hipona expresa en su Ciudad de Dios: “Así, la soberbia imita perversamente a Dios. Odia bajo él la igualdad con sus compañeros, pero desea imponer su señorío en lugar de él. Odia la paz justa de Dios y ama su injusta paz propia. Es imposible que no ame la paz, sea cual fuere. Y es que no hay vivir tan contrario a la naturaleza que borre los vestigios últimos de la misma”. La paz terrenal de la Civitas Terrena de San Agustín es un bien absoluto, mientras que la misma para los ciudadanos de la Civitas Dei el medio absoluto para alcanzar la paz eterna.

Para el hagiografiado el interés general no es la paz eterna, sino la paz terrenal propia. Paz humana y propia. Interés general en el sentido amplio entendido como la paz solo por él mantenida, a la que todos deben agradecérselo. Lástima que esta paz terrenal al no ser compartida por todos, acrecienta más aún la injusta paz que define el Santo.

Noticias relacionadas

Sánchez en situación apurada

Casado exculpado por el fiscal

Los ejes sobre los que Hitler construyó el Nazismo

La historia que sigue después es conocida, y sin embargo sus promesas nunca fueron cumplidas

Una muralla para aislar el desierto del Sahara

Intelectuales de todo el mundo analizarán en Marruecos el problema de la inmigración que causa insomnio y desacuerdos en Europa

El discurso de la payasada

Cuatro artículos que me han ayudado a encontrar la mía

Heráclito

Es un filósofo presocrático que ha especulado acerca del mundo y de la realidad humana
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris