Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
Etiquetas:   Contar por no callar   -   Sección:   Opinión

Vuelve la misa en latín

Rafa Esteve-Casanova
Rafa Esteve-Casanova
@rafaesteve
viernes, 3 de noviembre de 2006, 00:06 h (CET)
Todas las religiones a la hora de realizar sus ritos han procurado a lo largo de la historia darles una pátina donde se han mezclado el espectáculo con el secretismo. Ha sido una manera de mantener la atención de los fieles al tiempo que se les hacía saber que estaban lejos de los centros de poder. Al fin y al cabo el tener fe en un Dios que no es visible hace aumentar la confianza del pueblo en los sacerdotes, estos tan humanos como los fieles, mediadores entre ellos y la divinidad. A cualquiera que no sea creyente todas las manifestaciones externas de cualquier religión le parecerán extrañas, extravagantes y, a veces, fuera de lugar. Pero para los creyentes de cualquier Dios estos son los signos que les diferencian de los demás y que les acercan a su fe. Desde los judíos ortodoxos con sus sombreros negros y sus trenzas dándose cabezazos contra el “Muro de las Lamentaciones” hasta los cristianos que se dedican a darse golpes de pecho o a pasear en multitud las imágenes de su fe, pasando por los islamistas y sus rezos inclinados hacia la Meca o los budistas y sus adormecedores “mantras” todos tienen unos signos externos que, aunque muchas veces no comprendan, les acercan a sus creencias.

Como muchos de mi generación pase la infancia y parte de la adolescencia en un colegio religioso. El ritual de la misa mayor tenía para nosotros algo de espectáculo. Aquellas casullas bordadas, nosotros mismos haciendo de monaguillos vestidos con hábitos rojos y sobre ellos la sobrepelliz blanca, el toque de las campanillas en determinados momentos, el mareante aroma a incienso y los cánticos en latín nos parecían algo esotérico. Luego con el paso del tiempo pasamos a tocar las guitarras al pie de altar cantando el “Kumbayá, Deu meu” mientras el sacerdote daba la cara a los feligreses y abandonaba el viejo latín.

Lo que desconocíamos en aquellos días es que aquella forma de decir la misa tenía muchos años. Fue instituida por San Pio V después del Concilio de Trento(1545-1563) y de ahí su nombre de “tridentina”. Este Papa recopiló todas la legislación canónica existente sobre la misa y estableció la bula “Quo Primum Tempore” para que a lo largo de los tiempos no pudiera ser modificada esta manera de decir la misa en latín y de espaldas al pueblo. Era una manera de igualar el idioma de la misa en todo el orbe cristiano pero dejando a los feligreses aparte ya que la mayoría de ellos desconocía esta lengua.

En Noviembre de 1.960 y a raíz del Concilio Vaticano II el papa Pablo VI estableció el “Novus Ordo Missae” y a partir de entonces las misas fueron dichas con el oficiante de cara a los feligreses y en la lengua del país donde se celebraban. Esto no gustó a una parte de los fieles, que incluso acusaron a Pablo VI de haber hecho un pacto con los protestantes, e incluso un Obispo, Monseñor Lefèbvre, se separó de las ordenes del Vaticano por discrepar en este tema. Y en algunos lugares los sacerdotes más tradicionales siguieron celebrando misas en latín y con toda la antigua parafernalia. En España en estos momentos se celebran misas en latín en Madrid, Barcelona, Toledo y Pamplona con el visto bueno de los ordinarios del lugar.

Ahora, Benedicto XVI, que de cardenal ya dijo alguna que otra misa en latín, está estudiando dictar un “motu proprio” (disposición de su exclusiva responsabilidad) para que las misas en latín vuelvan a las celebraciones. Así mata dos pajaros de un tiro. Vuelve la antigua espectacularidad a las celebraciones católicas y vuelven al redil los hermanos que en su día se apartaron de la buena senda. No son tiempo para ir perdiendo clientela. No creo que la mayoría de los católicos se tome con buen talante este regreso al pasado, y más en España, donde los recuerdos de los años del nacionalcatolicismo todavía están demasiado frescos. Los que si que estarán contentos si el Papa dicta esta disposición serán los cardenales Rouco y Cañizares representantes de esa Iglesia del boato, el espectáculo, el esoterismo y el hablar al pueblo sin que éste se entere de lo que se les dice. Así que si Dios no lo remedia volveremos al viejo “Ite missa est”.

Noticias relacionadas

Thanksgiving’s day

El Black Friday será una marabunta de compradores compulsivos de unas rebajas que no tengo yo muy claro que sean tales

El otro 20N

En la actualidad sigue el mismo partido y otros que mantienen el ideario antidemocrático y fascista

Estrasburgo y la exhumación de Franco. Torra y sus ínfulas

Socialistas y soberanistas catalanes quieren morder un hueso demasiado grande para sus quijadas

En cada niño nace un trozo de cielo

Un privilegio en el ocaso de nuestros andares y una gracia

Por fin

Ya era hora. Por fin han valorado el buen hacer de los malagueños
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Síguenos en Google Plus    |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris