Quantcast
Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto. Noticias y opinión
Viajes y Lugares Display Tienda Diseño Grupo Versión móvil
16º ANIVERSARIO
Fundado en noviembre de 2003
Opinión
Etiquetas:   Rey   Felipe VI  

Aunque me ves con abarcas…

Bajo el sofisticado glamour, Felipe y Leticia van con “abarcas”
Carlos Ortiz de Zárate
viernes, 6 de junio de 2014, 07:17 h (CET)
El discurso de la jefatura del Estado entrante me ha evocado esta canción de la Cantabria profunda; podía haber pensado en otra cosa, porque hay glamour, escenarios y bienvenidas. No se escuchan los abucheos a los que estábamos acostumbrados en sus actos. Otra cosa en la que me he fijado; tenemos a una primera dama a la imagen de Cecilia ex Sarkozy o de la Clinton y donde había desavenencias se presenta un equipo muy bien orquestado.

Me ha venido a la mente la canción evocada, porque se ven las abarcas bajo la sofisticación del maquillaje. Se ha visto por el planeta el glamour de La futura reina y hasta incluso ha vuelto a salir la foto que comparaba los culos de Leticia y de la Bruni. No habrá entronización religiosa y proclaman no pronunciarse hasta que los representantes de los españoles nombren al sucesor.

Las “abarcas” están ahí, tenaces, aunque nos vayamos de romería; tenemos que andar entre charcos. El nuevo equipo, tan cuidadoso en las formas y en las agendas, nos ha salido por peteneras con la alusión a la sucesora en el principado de Viana –uno de los títulos del sucesor al jefe de Estado entrante, una menor. No muestran un gran respeto por la jefatura del Estado, puesto que no es previsible que lo quiera o pueda asumir una niña.

Es un insulto al sentido común, son las abarcas que delatan. De nada sirve ya el laicismo que se ha forzado en mostrar Leticia o que su tía se proclame partidaria de que la sucesión sea precedida de un referéndum.

La reina saliente, por su parte, está usando del glamour y de la aclamación en la ONU y en la prensa del planeta; proclama que todo seguirá igual y la imprecisión sobre los títulos, papeles y privilegios de la jefatura cesante es muy poco respetuosa con la urgente trasparencia.

Finalmente, la última es violada impunemente mientras no se proceda a un serio control de los patrimonios de los jefes de Estado entrante y saliente, como es imperativo para cualquiera de nuestros representantes.
Comentarios
Carlos Ortiz de Zárate 06/jun/14    20:33 h.
Ricardo Crespo 06/jun/14    10:25 h.
Escribe tu opinión
Comentario (máx. 1.000 caracteres)*
   (*) Obligatorio
Noticias relacionadas

Estulticia en grado sumo

Tener fe es creer en lo que no se ve y la estulticia es ignorancia, necedad

Cosificar

Sigue, que lo estás arreglando

​Mientras las ovejas balan, los lobos hacen su agosto

“Gran parte de las dificultades por las que atraviesa el mundo se deben a que los ignorantes están completamente seguros y los inteligentes llenos de dudas” Bertrand Russell

El pecado y la misericordia divina

Antes de hablar acerca del pecado considero que es conveniente que nos preguntemos qué es el pecado y si este concepto existe en todas las religiones

​El jefe del Estado español no es un cargo protocolario

​La presencia de Felipe VI en la ceremonia de entrega de despachos no es cortesía ni deferencia hacia su persona
 
Quiénes somos  |   Sobre nosotros  |   Contacto  |   Aviso legal  |   Suscríbete a nuestra RSS Síguenos en Linkedin Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter   |  
© Diario Siglo XXI. Periódico digital independiente, plural y abierto | Director: Guillermo Peris Peris